Inventos para lavar y secar la ropa con un mínimo de energía
La lavadora y la secadora del futuro son ya una realidad si el objetivo es eficiencia energética. Döfli es una lavadora que cabe en la palma de la mano y limpia con ultrasonidos, y todo hace esperar que la secadora de ropa del mañana funcionará con vibraciones ultrasónicas, en ambos casos reduciendo de forma significativa el gasto de energía.

La gran ventaja de mejorar la eficiencia energética de estos grandes electrodomésticos es que son la principal fuente de consumo eléctrico, junto con la nevera y el lavavajillas.

Lógicamente, lo suyo sería fabricar ropa autolimpiable, por ejemplo, exponiéndola al sol o, todavía mejor, ropa que no se ensuciase. La tecnología anda en ello, y de hecho se han lanzado algunos proyectos para su financiación en plataformas de financiación, como Evalino, una línea de camisetas confeccionadas a golpe de nanotecnología, que no se mojan ni se ensucian.

Una gadgeto lavadora

Por lo general, sin embargo, la ropa sigue ensuciándose, y lavarla a mano supone es un gasto energético importante que la micro lavadora Döfli puede minimizar, una especie de gadgeto lavadora del tamaño de un smartphone.

Inventos para lavar y secar la ropa con un mínimo de energía
Diseñada por MPI Ultrasonics, está pensada para usar en viajes, tanto para ahorrar dinero en servicios de lavandería como para hacer la vida más fácil a aquellos viajeros que lavan a mano en el lavabo o bañera.

Sus creadores afirman que ahorra esfuerzo, agua y energía gracias a su sistema de limpieza por ultrasonidos. Sencillamente, introducimos la ropa en un poco de agua con un chorrito de detergente, activamos el aparato y en media hora ropa lavada. Eso sí, si no queremos tener que enjuagar, podemos prescindir del detergente

¿Pero, dónde está el truco? Truco, ninguno, en realidad, pues la limpieza por ultrasonidos es algo de sobra conocido: se generan una serie de vibraciones eléctricas que se convierten en ondas sonoras de alta frecuencia, con la particularidad de que al contacto con el agua genera millones de burbujas que eliminan manchas no mecánicamente (a través de la fricción) sino penetrando los tejidos a través del ultrasonido.

Por lo tanto, la limpieza no necesita apenas agua, es más respetuosa con los tejidos, algo importante para no desgastarlos y lograr buenos resultados incluso con las prendas más delicadas.

Secadora ultrasónica

La evolución de las secadoras de ropa bien podría basarse en tecnologías como la que proponen científicos de Tennessee Oak Ridge National Laboratory, que acaban de presentar un “secador del futuro” que utiliza vibraciones de alta frecuencia en lugar de calor para secar la ropa.

Inventos para lavar y secar la ropa con un mínimo de energía
Además de reducir el uso de energía, también reduce significativamente el tiempo de secado. Su creador, Ayyoub M. Momen, ingeniero líder del proyecto, quiso aplicar la tecnología de los humidificadores que utilizan transductores ultrasónicos para convertir el agua en gotas microscópicas, creando un vapor frío.

Las pruebas realizadas han sido espectaculares. El resultado de su peculiar secadora, que utiliza vibraciones de alta frecuencia en lugar de calor, ha sido “increíble y alucinante”, afirma Momen.

Inventos para lavar y secar la ropa con un mínimo de energía
“Cuando pongo un pequeño pedazo de tela en la parte superior de estos transductores, bastan 14 segundos para secarla por completo, por muy mojada que esté”, explica. Según sus cálculos, en el día a día podríamos secar una carga completa en apenas 15 minutos y, puesto que no se utiliza calor, el gasto energético sería mucho menor, aunque tenderlas al sol es siempre más económico, entre otras cosas porque también nos ahorramos comprar la máquina.

Aunque siempre podría haber modemos mixtos, la típica secadora lavadora, con lo que resultaría todavía más eficiente, sobre todo si en ambos casos se basan en la tecnología de los ultrasonidos. Quizá sea antes de lo que imaginamos. Actualmente Momem y su equipo están trabajando con General Electric para comercializar la tecnología. El prototipo se espera para 2016.