IPBES, Panel Intergubernamental Científico sobre Biodiversidad y Ecosistemas
Acaba 2010, el Año Internacional de la Biodiversidad. ¿Ha servido de algo? ¿Se ha alcanzado algún acuerdo internacional de relevancia? ¿Se conservará la biodiversidad en los próximos años? ¿Se desarrollarán políticas que luchen por la conservación de la naturaleza? ¿Se traducirán los compromisos de las reuniones en acciones concretas?

Este año, en octubre, se celebró en Nagoya, Japón, una reunión del Convenio sobre la Diversidad Biológica. Los gobiernos que asistieron aprobaron un ambicioso plan de diez años para restaurar el mundo natural, acordaron métodos para manejar los recursos genéticos del planeta, se avanzó hacia un nuevo acuerdo para financiar la conservación de la biodiversidad. ¿Servirá de algo?

La UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza), para acabar el Año Internacional de la Biodiversidad, quiere recordar las consecuencias futuras que pueden tener las decisiones de Nagoya.

La ONU, por su parte, ha impulsado la creación del IPBES (Panel Intergubernamental Científico sobre Biodiversidad y Ecosistemas). La comunidad científica apoya el IPBES como una forma de coordinar todas las organizaciones científicas que estudian el tema, así como un modo de transferir el conocimiento a las instituciones políticas y, en general, a la opinión pública. Fue en junio de 2010 cuando se celebró el tercer encuentro para el establecimiento del IPBES.

La degradación de la biodiversidad y la pérdida de especies animales y vegetales y de sus ecosistemas son problemas graves a los que hay que enfrentarse sin más dilación. Para ello, es esencial que la ciudadanía conozca estos problemas para que insten a los políticos a que tomen decisiones al respecto. Según un informe elaborado en 2005 y titulado “Evaluación de los Ecosistemas del Milenio”, en los últimos cincuenta años, la degradación de los ecosistemas se ha producido a una escala y a un ritmo inéditos. La sobreexplotación de los recursos hídricos y pesqueros, la contaminación masiva provocada por los fertilizantes, la degradación de algunos hábitats naturales, como los manglares o los arrecifes de coral… a este ritmo, el 12% de las aves, el 25% de los mamíferos y el 32% de los anfibios pueden desaparecer en cien años.

Del mismo modo que el Panel Intergubernamental de Cambio Climático pretende que gobiernos e instituciones lleguen a acuerdos para luchar de manera efectiva para solucionar el problema, este nuevo IPBES hará lo propio en la lucha contra la pérdida de biodiversidad. No se puede esperar ni un minuto más.