Israel: comen saltamontes ante la plaga que sufren
Se ha juntado el hambre con las ganas de comer, nunca mejor dicho. Por una parte, una plaga de saltamontes. Por otra, unas costumbres que no permiten comer cualquier tipo de comida, pero sí ésa: los saltamontes. La consecuencia está clara: aprovechar la plaga como una oportunidad y cocinar los insectos.

Los platos preparados con saltamontes proliferan en los últimos tiempos en algunos restaurantes israelíes. Se pueden empanar y freír o maridar con chocolate. Los cocineros experimentan nuevas recetas que atraigan a los comensales más atrevidos. La plaga de saltamontes afecta a las cosechas del país. En contrapartida, algunos optan por incluirlos en el menú. Al fin y al cabo, son una fuente de proteínas.

Los saltamontes son capaces de comer el equivalente a su peso cada día. Eso es mucha cantidad de la cosecha destinada a la alimentación humana. Pero el pueblo israelí está acostumbrado a adaptarse rápidamente a las adversidades. Así que, en vez de patatas y maíz, se comen a los insectos que terminan con esos cultivos.

Israel: comen saltamontes ante la plaga que sufren
Pero hay otra razón más para comer saltamontes, en este caso, religiosa. El saltamontes es el único insecto considerado kosher, esto es, que, según la religión judía es un alimento puro y se puede comer sin cometer pecado o falta. Además, como ocurre con los peces, no se especifica cómo se deben matar. Así, los saltamontes son un alimento versátil para los cocineros que tienen capacidad de experimentar.

Moshe Basson, fundador y propietario de un restaurante llamado Eucalyptus, en Jerusalén, es especialista en la recuperación de antiguos alimentos bíblicos. Basson recomienda, en la primera degustación, probarlos crujientes (como en algunas zonas de México).

Recetas

Para preparar los saltamontes, se deben echar en agua hirviendo. Después, se limpian y se pasan por una mezcla de harina, semillas de cilantro, ajo y chile en polvo. Por último, se fríen. El sabor, según cuentan, está entre una milanesa de pollo, pipas tostadas y gambas.

Israel: comen saltamontes ante la plaga que sufren
Los saltamontes pueden llegar a recorrer hasta 100 kilómetros al día. Por eso, como plaga son terribles. Además, su dirección depende del viento y no es fácil saber hacia donde van a ir. Cuando se forma un grupo muy grande, no se pueden controlar. El Ministerio de Agricultura de Israel lo intenta: hay cuatro aviones que les siguen durante 24 horas al día y les rocía con insecticida.

La plaga afecta también a los territorios palestinos, a Sudán, Eritrea, Egipto, Jordania y Arabia Saudita.