James Lovelock, un científico muy pesimista
James Lovelock, científico independiente que creó la hipótesis Gaia, una hipótesis que considera al planeta como un sistema autorregulado, asegura que los efectos del cambio climático pueden ser catastróficos para la humanidad, pero no para la Tierra que, tarde o temprano, se recuperará. Lovelock es bastante pesimista: cree que no hay tecnologías milagrosas y que las energías alternativas son “una estafa”. Dicho de otra forma, para Lovelock, Gaia (que es como él llama al planeta Tierra en referencia a la diosa de la Tierra en la mitología griega) sobrevivirá al hombre y la humanidad, si lo hace, será adaptándose a los mecanismos del funcionamiento del planeta.

Para el científico, el calentamiento global es una realidad con pruebas científicas sólidas. Y, a veces, pecamos de optimistas. Por ejemplo, el nivel del mar crece mucho más rápido de lo que se preveía por los estudios. Respecto a la temperatura, puede aumentar globalmente hasta 5 grados, pero no es seguro cuándo ocurrirá: puede ser en unos pocos años o en más de un siglo. Pero, en todo caso, Lovelock avisa: si se emiten millones de toneladas de gases nocivos a la atmósfera, como se hará, a no ser que cambien mucho las cosas, dentro de diez o veinte años, no se podrán evitar las consecuencias.

El pesimismo de Lovelock es tal que , según su opinión, en lo primero que tiene que pensar el hombre es en “intentar sobrevivir”, como el resto de especies de animales, integrándonos en Gaia. También piensa que habría que dejar de culpar a los empresarios de la revolución industrial, ya que ellos no querían destruir la Tierra, sólo querían ganar más dinero. Además, para este polémico científico, las energías eólica y solar son una estafa. En ciertos casos, por ejemplo, en Alemania, se produce más dióxido de carbono que con las energías convencionales. Según su opinión, los grandes dispositivos que absorben CO2 pueden ser una opción, aunque no solucionarían del todo el problema.

¿Cómo integrarse con el planeta? Lovelock no lo sabe. Pero, de algún modo, ocurrirá… o nos extinguiremos.