Japón piensa en volver a la nuclear
Después del accidente nuclear de Fukushima, Japón decidió cerrar todas sus centrales nucleares. Ha estado funcionando sin nucleares durante meses, ahorrando energía y potenciando otras formas de generación. Pero ahora vuelve a dar un paso atrás: se plantea volver a poner en marcha dos de sus centrales. Ha sido el alcalde de un pueblo cercano a una planta el que ha aprobado un plan para retomar la energía nuclear.

Desde el 5 de mayo de 2012, cuando el reactor de Hokkaido se convirtió en el último de los cincuenta que dejó de funcionar, Japón vive sin nucleares. Algunas centrales se cerraron por mantenimiento regular y no se pueden reiniciar hasta que pasen las pruebas de resistencia que ha mandado el Gobierno.

Pero Shinobu Tokioka, alcalde de Oi, una ciudad en la prefectura de Fukui, ha comentado que piensa apoyar el reinicio después de que la comisión de la seguridad nuclear haya señalado que se habían puesto en marcha las medidas necesarias para ofrecer seguridad. Tokioka tiene intereses: fundó una empresa que suministra las tuberías y otros materiales a la planta. Ha asegurado que está preocupado por la escasez de energía y su impacto en la economía local.

Issei Nishikawa, gobernador de la prefectura de Fukui, una región a la que llaman el “callejón nuclear” de Japón, pues cuenta con trece reactores, también apoya la medida. El primer ministro debe tomar la decisión oficial. Pero, si acepta que vuelva a funcionar uno de los reactores, ¿no se abrirá la veda para que sigan los demás?

Japón piensa en volver a la nuclear
La presión aumenta a medida que llega el verano y se prevé un aumento de la demanda de energía. En especial, las ciudades industriales claman por la vuelta de la energía nuclear.

El operador de la planta, Kansai Electric Power, también presiona, asegurando que la ciudad de Oi sufrirá escasez de energía, en un 15%, en julio y agosto. Por ello, ha pedido a sus clientes que reduzcan el uso de electricidad en, al menos, ese 15% de lunes a viernes. En Kansai hay unos 24 millones de personas con una economía del tamaño de toda Australia.

Sin embargo, la opinión pública no quiere que se vuelvan a poner en funcionamiento las plantas: según una encuesta, sólo dos de los once gobiernos municipales cercanos a la planta de Oi apoyan la medida.

El primer ministro Noda, por su parte, ha declarado que la electricidad barata y estable es vital. Los reactores generaban el 30% del suministro de electricidad de Japón. Si siguen inactivos durante mucho tiempo, la sociedad japonesa no puede sobrevivir. Eso… o se cambia el modelo energético.