Juegos ecológicos con materiales reciclados
¿A quién no le gusta pasar una tarde en reunión disfrutando de un buen juego de mesa? Es una actividad perfecta para pasárselo bien en familia o con amigos, apta para todas las edades. Con materiales reciclados o aquellos que ya no nos sirvan es posible hacerlos tú mismo. Un entretenimiento conjunto muy ameno tanto a la hora de su elaboración como posteriormente jugando.

Un curioso dominó
Tanto niños como adultos podrían pasar horas sumidos en una emocionante partida de este juego de origen chino. Puedes elaborar una versión sencilla con cartón reciclado recortando 28 formas rectangulares, delineando una línea en el centro del rectángulo y dibujando los lunares con un rotulador. Comienza por la combinación 1-1 y dibuja cada una de las conexiones hasta llegar al 6-6. Además de utilizar círculos, puedes hacerlo con colores, pegatinas de personajes animados, dibujos, etcétera.

Para obtener un juego aún más original, puedes utilizar corchos de botellas de vino cortándolos por la mitad a lo largo hasta darles una forma rectangular. Otra versión es con piedras redondeadas pintadas de blanco y negro. Con este diseño tan exclusivo y estético sorprenderás a las visitas cada vez que propongas una partida de dominó.

Juegos ecológicos con materiales reciclados

Tangram colorido
Otro entretenimiento de origen oriental, que desarrolla la astucia y consiste en formar todo tipo de figuras a partir de siete piezas: cinco triángulos de diferentes formas, un cuadrado y un romboide. Todos juntos forman un cuadrado perfecto. Dejando correr la imaginación, se podrían formar toda clase de animales, personas, barcos, letras del abecedario, casas… Utiliza para ello cartón reciclado pintado de diferentes colores. Los niños encontrarán en el tangram un divertimento sin fin.

Ejercita la memoria
El llamado Juego de la Memoria no sólo resulta muy divertido, sino que además puede ser un pasatiempo didáctico. Se trata de distribuir tarjetas idénticas boca abajo e ir descubriendo dos de ellas al azar, hasta recordar dónde estaba la pareja de cada uno. Los jugadores tienen que memorizar las posiciones e intentar unir tantas parejas como sea posible. Con cartón reciclado puedes recortar las tarjetas, mientras dibujas o pegas los grupos de dos en la otra cara. Por ejemplo, personajes de cómic, famosos recortados de las revistas, fotos de familia, animales dibujados, palabras en inglés y en castellano para potenciar el aprendizaje de este idioma, etcétera. A los niños les encantará elegir los dibujos que serán los protagonistas de este juego de sociedad.

Si quieres crear una versión aún más original, te proponemos un Juego de la Memoria en tres dimensiones. Para este se utilizan latas de similar tamaño que se situarán boca abajo. En la parte interior de estas deben ir parejas de objetos adheridos (corchos, botones, tapones, chapas…)

Pon a prueba tu destreza con las Tres en Raya
Existen miles de maneras de confeccionar este juego de estrategia tan popular. Con telas que vayas a tirar, por ejemplo. También construyendo animales o figuras diversas con plastilina o con un cartón y seis botones. ¿Quién será capaz de crear el Tres en Raya más original?

Un juego naval: Hundir la flota
¿Tienes muchísimas chapas de refrescos? Es el momento de darles un buen uso. Con dos cajas de pizza puedes confeccionar el “mar”, dibujando las cuadrículas en las bases de las cajas y fijando la hoja de papel que representará la jugada propia a la parte de la caja de pizza que se mantiene erguida. Pinta las chapas de varios colores e intenta hundir los barcos del contrario.

El Trivial más familiar
Piensa en varias preguntas personalizadas sobre tu familia o grupo de amigos. Gustos, aficiones, anécdotas comunes… Puedes combinarlas con temas de cultura general, de programas de televisión o gente que todos conozcáis. Utiliza un medio electrónico para evitar un gasto innecesario de papel. Las risas y el entretenimiento están garantizados.

Mide tu inteligencia con el ajedrez
Uno de los juegos más interesantes que existen. Podrás poner a prueba la táctica, la lógica y la estrategia creando infinitas partidas. Te proponemos confeccionar un tablero con cartón, dibujando cuadrículas de 8×8 hasta dar lugar a sesenta y cuatro espacios que alternen color negro y blanco. Se compone de dieciséis piezas: un rey, una dama, dos alfiles, dos caballos, dos torres y ocho peones. Puedes elaborar las mismas sirviéndote de tapones de corcho, tallándolos para diferenciar las figuras (el rey con la parte superior tallada en forma de cruz, los peones con corchos de menor tamaño…) El último paso será pegar tapones de botellas de refresco a la base, para hacer que los corchos se sostengan, y pintar de negro la mitad de las fichas. Las tardes de juegos estarán totalmente complementadas con este pasatiempo por parejas que puede dar lugar una emocionante competición familiar o amistosa.

Juegos ecológicos con materiales reciclados

Puzles ingeniosos
A los pequeños les encantará construir su propio puzle y entretenerse en reconstruirlo después todas las veces que deseen. Para este juego de construcciones, se necesitan varias cajas de cereales vacías. Recorta la tapa dibujada y, con la ayuda de una regla y un lápiz, haz una cuadrícula en el reverso. Da forma a los cuadrados de manera que se asemejen a las piezas del puzle y recórtalos. Si es necesario, refuerza el cartón con varias capas para que den una consistencia más fuerte a las piezas. ¡Un juego cuya diversión nunca finaliza!

Gran número de opciones
Reutilizando muchos de los materiales ya inservibles que tenemos por casa (botones, corchos, chapas de refresco, plásticos, ropa vieja, maderas, cajas de cerillas, etcétera), se pueden crear infinidad de juegos de mesa hechos a mano. Desde un tablero de parchís personalizado, hasta uno de Serpientes y Escaleras, la Oca… Con esta lista, aburrirse en casa es ya cosa del pasado.