Junky Projects, los vigilantes de la basura
El impulsor de este original proyecto se lo toman como si fuera una cruzada, una cruzada contra los que perjudican el medio ambiente. Es una iniciativa llamada Junky Projects, arte en la calle que se ha estado realizando desde hace casi dos años. Las obras de arte se crean a partir de basura. Y, lo más importante, se colocan en posiciones estratégicas, muy visibles, para recordar a los transeúntes que si continúan generando tanta basura, sus vidas correrán peligro.

En realidad, quien está detrás de esta historia es un activista de Melbourne (Australia). Junky Projects es una forma de protesta ante la creciente generación de residuos de la sociedad occidental. La idea es incrustar lo que él llama pequeños “centinelas”.

El mensaje es claramente ecologista. Los centinelas, situados en puntos clave de Melbourne, son divertidas figuras formadas por viejos y destartalados envases desechados, como latas de bebidas, latas de conserva, aerosoles, piezas de cartón o botellas de plástico, y otros objetos encontrados en la basura, como perchas, viejos cubiertos de plástico, chapas, restos de tela, madera, juguetes, objetos de plástico. En realidad, cualquier residuo vale.

Junky Projects, los vigilantes de la basura
Las piezas se recuperan del suelo o de la basura y, tras pasar por la regeneración a la que las somete Junky Projects, se convierten en divertidas obras de arte. Tienen un cierto parecido con un ser vivo, ya que tienen ojos, cara, brazos, manos, piernas. Aunque lo importante no es el parecido con la realidad.

El artista, con la ayuda de clavos y un martillo, incrusta las pequeñas esculturas de chatarra en la madera de viejos postes, puertas o marcos de madera. Una nueva vida en forma de arte. Desechos que no acaban en la basura. Seres inanimados, pero que vigilan cuánta basura generamos. Si producimos demasiada, quizá se convierta en un monstruo de desechos.