La agricultura ecológica no es sostenible
La agricultura ecológica podría no ser tan buena para la biodiversidad como pensábamos. Los argumentos a favor de la llamada agricultura sostenible nunca han sido del todo convincentes. Un reciente estudio, asegura que los beneficios medioambientales generados por la agricultura ecológica no compensan los bajos rendimientos que se obtienen de las tierras. Las mejores en la biodiversidad derivados por este tipo de agricultura parecen ser mucho menores de lo que se planteaba en un principio, pues sólo aumentan un 12,5% con respecto a la agricultura tradicional. Además, las granjas ecológicas suelen tener un rendimiento menor que la mitad del obtenido en la agricultura tradicional.

Además de estas conclusiones tenemos que pensar que durante los próximos 40 años tendremos que doblar la producción mundial para mantener los ritmos de crecimiento poblacional. Entonces para producir la misma cantidad de alimentos utilizando agricultura ecológica se necesitaría el doble de tierras cultivables, algo casi imposible de conseguir. Puesto que los beneficios para la biodiversidad que trae la agricultura ecológica son pequeños, el bajo rendimiento es un lujo que no nos podemos permitir, sobre todo en las áreas más productivas de países como Reino Unido.

En otros artículos habíamos explicado que las granjas orgánicas incrementan la biodiversidad y la vida salvaje de su entorno, pero dado que estas granjas suelen estar situadas en áreas con campos más pequeños, su beneficio ambiental queda reducido. El nuevo estudio tenía como objetivo ver si la agricultura ecológica seguía siendo buena para la vida salvaje y se ha demostrado que no se mejora significativamente.

Los investigadores calcularon un 55% de descenso en el rendimiento comparado con el 12,5% de incremento en la biodiversidad en las granjas ecologicas.