La Antártida sufrió la mayor pérdida de hielo de las últimas tres décadas, según observaciones realizadas por la Administración Nacional para la Aeronáutica y el Espacio (NASA).
En 2005, el oeste del “Continente blanco” vivió el mayor derretimiento de los hielos en tres décadas, desde que se realizan observaciones con satélites, según informaron. El descubrimiento fue dado a conocer por el Jet Propulsion Laboratory, de California, que colabora con investigadores de la Universidad de Colorado en las mediciones y en la interpretación de los datos por satélite.
El equipo registró las nevadas y la acumulación y el derretimiento de los hielos en la Antártida y Groenlandia desde julio de 1999 hasta el mismo mes de 2005. Así se supo que el retroceso de los hielos se produjo a 900 kilómetros tierra adentro, a altas latitudes, a 500 kilómetros del Polo Sur y a unos 2.000 metros de altura. En esos lugares el “derretimiento ha sido muy poco común” respecto de épocas anteriores, según los expertos. Las temperaturas del aire fueron inusualmente altas, ya que alcanzaron los 5º en un punto, y se mantuvieron por encima de los cero grados durante una semana.
“La Antártida no había mostrado indicios de calentamiento en el pasado salvo en la Península Antártica, pero ahora amplias regiones están mostrando los primeros signos del impacto del calentamiento, según se interpreta de este análisis de satélite”, afirmó Konrad Steffen, de la Universidad de Colorado.
“El aumento del deshielo podría tener un impacto a mayor escala si es grave y se mantiene en el tiempo”, añadió. De esta manera, el fuerte retroceso de los hielos puede ocasionar que las capas se desprendan y fluyan al océano, aumentando los niveles de los mares.
Cabe recordar lo dicho por especialistas de la ONU respecto al calentamiento global, quienes coinciden en que las temperaturas seguirán subiendo este siglo y que, si no se toman medidas, ello tendrá desastrosas consecuencias para el mundo.