La biodiversidad de las islas corre grave peligro
La desaparición de especies en las islas es más grave que en los continentes. Así lo han señalado algunos expertos, cuyas previsiones señalan a que el problema será peor en las próximas décadas. Las especies invasoras, la alteración de su espacio natural por una construcción excesiva y un turismo insostenible, y el cambio climático, son sus principales amenazas. Se necesitan con urgencia medidas que eviten que la riqueza biológica única de las islas desaparezca.

La biodiversidad se pierde en todo el mundo a gran ritmo. En las islas y en los continentes. Algunos expertos, como Nick Nuttall, del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), ya hablan de sexta extinción masiva.

Los territorios insulares corren más peligro que las superficies continentales. El biólogo Antonio Machado Carrillo ha afirmado que, en las más de dos mil islas significativas registradas por Naciones Unidas (alrededor del 3% de las tierras emergidas), se han detectado el 35% de las extinciones conocidas de plantas, el 45% de insectos, el 61% de mamíferos, el 81% de aves y el 95% de reptiles. Casi un tercio de las especies amenazadas de mamíferos, aves y anfibios de todo el mundo se encuentran en islas.

Las islas tienen menos diversidad de especies que los territorios continentales, pero una gran mayoría son únicas y, por tanto, más valiosas. Las principales amenazas para la biodiversidad en las islas son las siguientes:

– La introducción de especies invasoras. Es el principal problema. Peor cuanto más alejada y menor sea la isla.

– Ocupación o alteración de los hábitats. Afecta, sobre todo, a las islas de pequeño tamaño. En las que tienen un gran atractivo turístico, la construcción y la especulación inmobiliaria han sido intensas y eso supone una barbaridad ecológica.

– El cambio climático. Llevará a muchas especies a huir de sus lugares habituales y recalar en hábitats isleños, donde este fenómeno será en teoría más atemperado. Además, una de las posibles consecuencias de la subida del nivel del mar podría ser terrible para muchas islas.

– La sobreexplotación de las poblaciones insulares. Son especies únicas y con pocos ejemplares, así que el riesgo de que desaparezcan por completo es mayor.