La biomasa, rentable en Europa
Un estudio de la consultora suiza KPMG califica a la biomasa como la fuente más atractiva para los inversores, por encima de la solar y la eólica.

Esto se desprende del informe anual Powered ahead: 2010, en el que se analiza el mercado de fusiones y adquisiciones en la industria de las energías renovables, y convierte a la biomasa en la fuente de energía más atractiva para los inversores. Para el 37% de los ejecutivos que se han consultado para realizar el informe la biomasa es la renovable que les ofrece mejores perspectivas de negocio, superando tanto a la solar (36%) como a la eólica (35%). Andy Cox, responsable de energía de KPMG en el Reino Unido, no ha dudado en denominar “la nueva eólica” a la biomasa. Se ha referido, en especial, a las nuevas inversiones vinculadas a las grandes empresas de servicios públicos. Cox ha dicho: “Las plantas de biomasa dan mejores retornos de inversión que otras fuentes de energía renovable, y con mayor fiabilidad en la producción, a diferencia de las energías intermitentes, como la solar y la eólica”.

Otro factor que se valora en el citado informe es la economía de escalas que aporta la biomasa con respecto a otras renovables desde que se produce y transforma el biocombustible hasta que se procesa en la planta de generación de electricidad. Andy Cox añade que “la energía térmica que se consigue para calentar edificios de viviendas supone otra fuente de ingresos añadida”. Por su parte, Javier Díaz, presidente de la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa (Avebiom), piensa que el informe de KPMG refuerza al actitud de la mayoría de los inversores, pues “se dan cuenta de que las plantas de biomasa de generación eléctrica pueden vender, además, calefacción y agua caliente sanitaria, lo que mejora el retorno de la inversión”.

A todo lo anterior, habría que añadir otro informe (Rethinking 2050: a 100% Renewable Energy Vision for the European Union) del European Renewable Energy Council (EREC), que cree posible cubrir la demanda energética europea con renovables en 2050 y que a la biomasa sería la energía limpia que más aportaría, con 359,1 millones de toneladas equivalentes de petróleo por año sobre un total de 1.004,2 mtep/año que se estima el consumo total previsto en Europa. Esto supondría la creación de 6 millones de nuevos empleos, de los que 2 millones corresponderían a la bioenergía.