La caza ilegal puede acabar con la pantera de las nieves en Rusia
Cazadores furtivos (se cree que, en su mayoría, chinos) pueden estar poniendo en peligro la conocida como pantera de las nieves. Las capturas ilegales están creciendo hasta un punto insostenible. La población de esta especie ha ido disminuyendo paulatinamente en todo el continente asiático y, ante la escasez actual, las mafias han entrado en el territorio de la Federación Rusa en busca de su presa.

Según el coordinador para Sibera del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), Miajíl Paltsin, la población del tigre en Asia ha sufrido un completo exterminio y ahora va a ocurrir algo similar en Rusia, a menos que se tomen medidas urgentes.

A medida que disminuye la población del tigre, se matan más panteras de las nieves, ya que la piel y los órganos de esos animales cuestan casi lo mismo en el mercado negro. Según el experto, a veces, los propios rusos cazan la pantera de las nieves para venderla después a los chinos, que comen su carne y utilizan algunos de los órganos de este animal en su medicina tradicional.

Además, es un trabajo sencillo. Las panteras de las nieves suelen desplazarse por los mismos senderos, por lo que no cuesta mucho trabajo capturarlas, señaló el experto.

Las poblaciones de ese animal son poco numerosas en Rusia, en comparación con las de otros países. La pantera de las nieves o irbis fue catalogado en el Libro Rojo de Rusia como especie en peligro de extinción en algunas regiones.

Se calcula que, en todo el mundo, quedan unos cinco mil ejemplares de esta especie. Desde 1996, más de 13.000 cazadores furtivos de tigre han sido detenidos en el extremo oriente de Rusia. Aunque estos delincuentes cazan muchos otros animales: se han confiscado 82 pieles de tigres, linces, osos, leopardos y otros animales. Todos para ser llevados al extranjero de forma ilegal.