La central belga de Doel tiene fisuras (y lo mismo podría ocurrir en Garoña y Cofrentes)
El director general de la Agencia Federal Nuclear belga (AFNB), Willy De Roovere, ha declarado que está a favor del cierre permanente de los veinte reactores nucleares repartidos por el mundo cuya vasija ha construido el mismo fabricante holandés, Rotterdam Droogdok Maatschappij, si se descubren fisuras serias, tal y como se han detectado en el tercer reactor de la central belga de Doel, en el norte del país.

Entre esta veintena de reactores repartidos por todo el mundo, se encuentran diez en Estados Unidos, nueve en Europa (dos en España, dos en Países Bajos, dos en Alemania, uno en Suecia y dos en Suiza) y otro en Argentina.

Según el Consejo de Seguridad Nacional (CSN) de España, hay dos centrales que compraron los materiales para fabricar sus vasijas en dicha empresa: la de Santa María de Garoña (Burgos) y la de Cofrentes (Valencia).

Estas centrales tienen que cerrar de forma permanente si se encuentran fisuras serias, ha avisado De Roovere. El experto belga espera, así mismo, que cada país se ocupe de realizar las inspecciones pertinentes. Por otra parte, en Bélgica se está comprobando si hay fisuras también en la central de Tihange.

De Roovere ha informado a expertos nucleares de varios países, entre otros, España, sobre los problemas detectados en Doel III. Además, ha puesto en duda la continuidad del reactor belga a partir del 31 de septiembre por las fisuras descubiertas (unas 8.000 de dos centímetros) en la vasija del reactor, que permanecerá cerrado hasta que se concluyan los análisis técnicos definitivos.

De Roovere reconoció, así mismo, que será muy difícil probar la seguridad total del reactor tras recordar que nunca antes se ha cambiado una vasija de un reactor nuclear en ninguna parte del mundo y confirmó que en Bélgica revisará la seguridad de todos los reactores sin excepción. La agencia nuclear belga considera que la reparación de la vasija es prácticamente imposible y no sería la opción adecuada por los riesgos de radiación y por el riesgo de provocar más fisuras en las paredes de la vasija.