La comida para perros podría dejarlos estériles
Un estudio con perros vincula la infertilidad a los productos químicos. Tanto la relacionada con el mejor amigo del hombre como con éste. Se trata del primer estudio que detecta un descenso tan acusado en la fertilidad de los perros machos, y también es pionero en relacionarla con los productos químicos.

El estudio ha tomado el pulso a la caída de la calidad del semen y pérdida de motilidad del esperma a lo largo de las últimas tres décadas, señalando como posibles responsables a los contaminantes ambientales, concretamente a los que se encuentran en la comida para perros.

En un principio, los resultados de este estudio llevado a cabo por la Universidad de Nottingham se asocia a los canes, puesto que han sido ellos el objeto de estudio. Sin embargo, deja la puerta abierta a que también este tipo de polución pudiera hacer lo propio con los humanos, tal y como se explica en el último epígrafe del post.

¿Una alimentación tóxica?

Publicado en la revista académica Scientific Reports, el trabajo se ha realizado a lo largo de 26 años con el objetivo de encontrar el motivo por el que los perros machos son cada vez menos fértiles, y la conclusión a la que se ha llegado es preocupante.

La comida para perros podría dejarlos estériles
Como causa de la disminución de la fecundidad de los perros se señala a los productos químicos que se encuentran en la comida de las mascotas, si bien los autores se muestran prudentes. Aunque consideran fiable su trabajo por su carácter pionero no dudan en afirmar que “hará falta más investigación para demostrar esa relación entre estos compuestos y la calidad del semen”.

Así pues, los resultados han puesto de manifiesto una posible relación directa, a modo de causa consecuencia entre los contaminantes ambientales y la fertilidad. Básicamente, puede afirmarse que es así después de descubrir sustancias químicas en algunos alimentos para mascotas con un efecto perjudicial sobre la función de los espermatozoides.

En el estudio no se especifican las marcas de alimento estudiadas, pero sí se habla de distintos alimentos secos y húmedos enlatados, tanto para cachorros como para perros adultos.

La comida para perros podría dejarlos estériles
A lo largo del estudio se recogieron muestras de entre 42 y 97 perros al año para recabar gran cantidad de información sobre el esperma de varias razas, entre otras labradores, border collie, golden retriever o pastores alemán.

Los análisis midieron los espermatozoides sanos, por su morfología y movilidad. Los resultados les permitieron concluir que la calidad del semen ha caído de forma dramática, al tiempo que vinculan este descenso con la presencia de compuestos tóxicos encontrados tanto en piensos comerciales como en los órganos de los animales. En palabras de Richard Lea, líder de la investigación:

Creemos que estos problemas de fertilidad son debidos a los contaminantes ambientales, algunos de los cuales hemos detectado en alimentos para perros, así como en los espermatozoides y los testículos de los propios animales.

Aumento de la criptorquidia

Los investigadores también encontraron que los cachorros descendientes de machos con baja calidad del semen tenían más probabilidades de sufrir criptorquidia. Se trata de trastorno del desarrollo que consiste en el descenso incorrecto de los testículos al escroto.

La comida para perros podría dejarlos estériles
Por otra parte, el estudio descartó que estas consecuencias se debieran a factores genéticos, fundamentalmente porque tres décadas no es tiempo suficiente para considerar esta posibilidad. De hecho, el descenso fue muy rápido: La motilidad del esperma se redujo en un 2,5 por ciento cada año entre 1988 y 1998, y luego a aumentó un 1,2 por ciento anual entre 2002 y el 2014.

También podría afectar a las personas

La disminución de la fertilidad de los perros a consecuencia de esta polución ambiental, concretamente la que se encuentra en forma de sustancias químicas presentes en la comida, podría ser un termómetro que advirtiera sobre este mismo problema en humanos.

En las conclusiones del estudio se plantea esta posibilidad:

El perro es probablemente el compañero más cercano del hombre y compartiendo el mismo hábitat, es probable que estén expuestos a condiciones ambientales similares, incluidas las sustancias químicas ambientales. Esto fue especialmente cierto en el presente estudio, ya que los perros vivían en hogares con sus manejadores.

La comida para perros podría dejarlos estériles
Doce químicos detectados en los testículos para perros adultos fueron también detectados en los 15 alimentos para perros disponibles comercialmente analizados.

Es más, el estudio señala directamente que las toxinas podrían explicar igualmente la disminución detectada también en la fertilidad humana, en particular acerca de la caída de la calidad del semen humano. Aún estando pendientes de que nuevos estudios reafirmen este mismo resultado, afirman que es importante estar alertas desde ya con respecto a este mismo problema en humanos.

La ventaja de este estudio a la hora de explicar la disminución de la calidad del semen humano está en su valor como punto de partida sólido. Hasta ahora, explica el experto, se argumentaba que había una excesiva variabilidad de los datos en los estudios a consecuencia de cambios en los métodos de laboratorio, la formación del personal de laboratorio y control de calidad.

La comida para perros podría dejarlos estériles
Por contra, este estudio “presenta un conjunto único de datos fiables a partir de una población controlada que está libre de estos factores. Esto plantea la tentadora posibilidad de que la disminución de la calidad del semen canino tiene una causa ambiental y plantea la cuestión de si podría ser observado en la fertilidad masculina humana”.

“Los perros también en esta cuestión pueden ser como un centinela para los humanos: comparten el medio ambiente, exhiben el mismo rango de enfermedades, y muchas con la misma frecuencia y respuesta a las terapias”, explica Lea. Y, lo que es más importante, de cobrar fuerza estos resultados no solo sería importante estudiar un paralelo efecto en personas, sino también con respecto a otros posibles problemas de salud. Entonces, las sorpresas serían muchas más y, por descontado, nada buenas.