La contaminación afecta al sistema inmunológico
La contaminación no sólo afecta directamente a la atmósfera, al medio ambiente y a la salud de las personas, sino que, además, a más largo plazo, afecta al propio sistema inmunológico del cuerpo humano.

Así lo afirma una investigación realizada por la Universidad de Stanford con la colaboración de la Universidad de California. La exposición al aire contaminado se relaciona con la disminución de un gen propio de la función inmune que tiende a incrementar los efectos del asma en las personas. Por tanto, la contaminación no sólo afecta directamente a las personas que la sufren, sino también lo hará a las generaciones venideras.

Investigaciones anteriores habían demostrado que la contaminación (especialmente la que producen los coches) incrementa el riesgo del asma. Pero lo novedoso de este último estudio es la relación molecular que se ha descubierto. En el estudio se analizó a 181 niños con y sin asma de las ciudades de Fresno y Palo Alto, en el estado de California, Estados Unidos. Se eligió precisamente esa localidad, Fresno, porque posee unos altos niveles de contaminación causada por el denso tráfico y por tratarse de un valle donde se acumulan los gases nocivos, ya que el aire caliente se mezcla con los gases que emite el tráfico pesado y la agricultura. Allí, gran parte de la población sufre asma.

Para el investigador principal del estudio, es terrible pensar que hay gente que todavía se cuestiona la relación directa entre contaminación atmosférica y salud humana. En el estudio se ha descubierto que los niños de la ciudad de Fresno tienen síntomas más graves de asma que los niños de la ciudad de Palo Alto. La clave se encuentra en las células Treg de la sangre, encargadas de regular el sistema inmunológico. Los científicos encontraron que los niños de la ciudad de Fresno tenían menores niveles generales de la función Treg. Estas células Treg son responsables de ponerle freno al sistema inmunológico para que no reaccione a las sustancias no patógenas en el cuerpo que están asociadas con la alergia y el asma. Por tanto, no sólo puede afectar al asma, sino también a cualquier tipo de alergia.