La contaminación del aire puede hacer morir antes a los supervivientes de ataques al corazón
Un estudio británico publicado en el European Heart Journal ha hallado evidencia científica de un hecho alarmante, que muestra un nuevo y terrible aspecto de la polución urbana, pues la exposición a los contaminantes atmosféricos aumenta de forma significativa la probabilidad de muerte entre los supervivientes de ataques al corazón.

Concretamente, las personas que han sobrevivido a un ataque el corazón expuestas a la contaminación del aire son un 12 por ciento más propensos a morir más jóvenes, según expertos que observaron a más de 154.000 pacientes tratados por ataques al corazón y angina de pecho durante alrededor de cuatro años.

Algunos estudios anteriores ya habían relacionado la exposición a partículas contaminantes con un mayor riesgo de muerte prematura y enfermedades cardíacas, pero en esta ocasión se ha logrado probar que la contaminación del aire es un importante factor de riesgo que conduce a una muerte temprana entre supervivientes a un ataque al corazón.

Una vida alejada de la polución

Exponerse en mayor o menor medida a estas partículas contaminantes que contienen hollín y se alojan en los pulmones marca la diferencia entre la vida y la muerte en un buen número de pacientes. Así, el estudio identificó las mismas en los vehículos, las fábricas y las centrales eléctricas como fuentes principales a evitar.

La contaminación del aire puede hacer morir antes a los supervivientes de ataques al corazón
Los participantes en el estudio vivían en Inglaterra y Gales, observándose una diferente peligrosidad entre Londres (donde hay la mayor concentración de partículas dañinas), con una media de 14,1 microgramos por metro cúbico de aire y, en el extremo opuesto, el noreste de Inglaterra, donde se observó la menor exposición.

Además, la investigación halló que por cada aumento de 10 microgramos de las partículas (las llamadas PM2.5, de un máximo de 2,5 micrómetros de diámetro, es decir, 30 veces menores que el diámetro de un pelo humano) por metro cúbico aumentó el 20 por ciento la tasa de mortalidad entre personas con este perfil.

Por lo tanto, la asociación establecida entre polución y mayor mortalidad también podría explicar los diferentes pronósticos a pacientes que han sufrido un ataque cardíaco. Así las cosas, la moraleja está clara: urge llevar una vida apacible, donde respirar nos llene de salud, de vida, y no de todo lo contrario.