La contaminación en las grandes ciudades chinas causa más de 8.000 muertes al año
La contaminación es el mayor problema medioambiental de las grandes ciudades. En China, uno de los países que más contamina, miles de personas mueren por respirar aire contaminado. Así lo ha denunciado la organización Greenpeace, que señala que se han producido 8.572 muertes prematuras a causa de los altos niveles de partículas contaminantes en el aire en cuatro ciudades chinas.

El informe ha medido los niveles de polución de las partículas de tamaño PM 2,5 (con un diámetro menor a 2.5 micras) en Pekín, Shanghái, Cantón y Xian, esto es, en las mayores ciudades chinas en el norte, este, sur y oeste del país, respectivamente.

Otro dato es demoledor: si estas ciudades cumplieran los límites establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en cuanto a calidad del aire, las muertes por inhalación de este tipo de partículas se podría reducir en un 81%. Eso supone salvar miles de vidas.

Las partículas de PM 2.5 ponen en peligro la salud de las personas que viven en las ciudades. El Gobierno chino tiene planes para reducir la contaminación de sus ciudades, pero habrá que esperar veinte años para que tengan algún efecto significativo.

El tamaño de las partículas PM 2.5 es unas treinta veces menor que el diámetro de un cabello humano. De este modo, entran en los pulmones. En ocasiones, llegan al flujo sanguíneo, lo que, a largo plazo, perjudica gravemente a la salud. En el peor de los casos, causa la muerte.

Impacto económico

Se pierden vidas humanas y se pierde dinero. Según el estudio, el impacto económico de la polución atmosférica en las ciudades chinas analizadas alcanza un valor de 1.080 millones de dólares al año, un gasto que disminuiría hasta los 212 millones de dólares en caso de llevar a cabo medidas que rebajen los niveles de polución hasta el nivel aconsejado por la OMS.

Las partículas de tamaño PM 2.5 provienen, sobre todo, de la emisión de gases por parte de los automóviles y de la combustión de carbón, que, en China, sigue siendo una de las principales fuentes de energía.