La contaminación por formaldehído
El formaldehído es un compuesto orgánico volátil (COV) que se utiliza en gran parte de productos de uso cotidiano. Se trata de un compuesto que a temperatura ambiente se comporta como un gas incoloro de olor penetrante. Sin embargo, lo que muchos no saben es que su exposición puede provocar diversas consecuencias negativas. Además, en función de la concentración y el tiempo de exposición, el grado de sensibilidad puede ser muy diverso. Se han encontrado casos de personas altamente sensibles a este compuesto y experimentar diversas reacciones. Por esa razón, es recomendable reducir al máximo su presencia en las casas.

Su uso se ha generalizado en productos tan diversos como materiales de construcción, pinturas, prendas textiles, madera conglomerada o servilletas de celulosa. Emplear materiales aislantes en los edificios es una buena solución para reducir el consumo energético, pero pueden contener formaldehído. Su sustituto ideal serían las pinturas y los tratamientos ecológicos. Por otra parte, los muebles de conglomerado o contrachapado también utilizan formaldehído como adhesivo de los mismos. Por ello, es aconsejable dejar que se aireen tras su compra reservarlos en espacios sin habitar.

En los materiales vinílicos para revestimientos, las moquetas y alfombras sintéticas pueden contener formaldehído para hacerlos más resistentes a las manchas. Del mismo modo, la industria textil usa este compuesto como conservante y para evitar arrugas o manchas de las prendas. Por eso recomendamos buscar las prendas con fibras ecológicas y naturales. Por último, la combustión de calderas de leña y gas, así como el tabaco, emite formaldehído.

Al mismo tiempo, para la limpieza del hogar, cosméticos y de higiene personal también incorporan cantidades de formaldehído para combatir las manchas o la humedad. Desodorantes, lacas, champús, jabones, detergentes, desinfectantes, y un sinfín de productos muy comunes que pueden contener este compuesto. El uso de estos productos se puede reducir, ya que en ocasiones abusamos de ellos.