La delicada situación de los osos polares de Alaska
La situación de los osos polares que habitan Alaska es más que alarmante. El derretimiento de los hielos y la caza furtiva de Rusia están haciendo peligrar la existencia de una especie que cada vez tiene más problemas para sobrevivir.

Según la agencia gubernamental estadounidense Fish and Wildlife Service, las zonas donde más están sufriendo los osos polares son el sur del Mar de Beaufort y los mares de Chukchi y de Bering. Allí el hielo marino está desapareciendo a un ritmo muy preocupante. Además, entre 150 y 250 osos polares mueren cada año por culpa de la caza furtiva.

Desgraciadamente, aunque los osos polares fueron catalogados en Estados como una especie en peligro de extinción y se prohibió su caza desde 1972, estas prácticas tan desagradables se siguen produciendo sin escrúpulos. Ahora mismo se calcula que la cantidad total de osos polares en todo el mundo podría rondar los 25.000 ejemplares.

Pero los osos polares no son los únicos animales que están en peligro. También hay que tener en cuenta que las morsas del Pacífico y otros animales marinos lo están pasando muy mal por culpa del deshielo, algo que es consecuencia directa del calentamiento global.