La dieta cromática: qué nos aporta

Uno de los preceptos de una dieta ecológica y saludable es incluir en ella muchas frutas y vegetales. En los últimos años, pisa fuerte una tendencia que aboga por la alimentación por colores. Los colores en los vegetales nos dan mucha información sobre sus vitaminas, antioxidantes y sobre las propiedades nutritivas que contienen, por eso este tipo de dieta propone comer platos que logren reunir, al menos entre 3 ó 4 colores diferentes.

La dieta cromática: qué nos aporta

El color de los alimentos nos ayuda a clasificar lo que comamos y, además, según expertos y nutricionistas, ayuda a estimular el apetito y mantenernos sanos al mismo tiempo. Lo que propone esta forma de alimentarse es clasificar los vegetales en cuatro grupos cromáticos, que serían:

La dieta cromática: qué nos aporta

– Verde
– Blanco
– Rojizos y anaranjados
– Morados y azulados

Aunque otras teorías van más allá y sugieren lograr un equilibrio en nuestros platos de los 7 colores básicos; estos son el amarillo, morado, marrón, azul, blanco, verde y rojo.

La dieta cromática: qué nos aporta

Además, otros estudios paralelos aseguran que la visión de estos colores en nuestros platos diarios conlleva igualmente beneficios psicológicos, por lo que esta dieta es muy recomendada para personas tristes o con problemas de depresión, o simplemente para aquellos que no encuentran el hecho de comer demasiado motivador.

La dieta cromática: qué nos aporta

El color amarillo, qué nos aporta

Los alimentos que muestran pigmentos amarillos tienen un alto contenido en vitamina E, un importante antioxidante, y encontramos este color mayoritariamente en los alimentos de origen vegetal. También incluyen vitamina C, que nos previene de enfermedades.

La dieta cromática: qué nos aporta

Algunos ejemplos de los alimentos que lo contienen son el limón, plátano, piña o melón, siempre saludables y muy convenientes para nuestro organismo.

A nivel psicológico, el amarillo es un color estimulante, que te dará energía.

El color blanco no puede faltar

Los alimentos de este color no tienen ningún tipo de pigmentación. Cuanto más los comamos, mejor estaremos protegidos contra accidentes cardiovasculares, según aseguran los expertos. Incluimos en ellos hortalizas y verduras como ajos, puerros, espárragos blancos, nabo, col, frutas como la chirimoya, cebollas, pepino pelado, champiñones o coliflor. Son también muy aconsejables para combatir el colesterol.

La dieta cromática: qué nos aporta

Si atendemos a los beneficios psicológicos, nos están transmitiendo pureza, tranquilidad y una sensación antiséptica, por eso estos alimentos se han usado desde siempre como antibiótico natural y de ahí la razón de que los médicos lleven batas de color blanco.

La dieta cromática: qué nos aporta

Verde, ácido fólico y vitaminas

Encontraremos gran cantidad de alimentos de color verde que son muy buenos para nuestra salud. Contienen ácido fólico y son ricos en vitaminas C, A y K, que nos ayudan a protegernos contra enfermedades y afecciones. Además, mejoran la calidad de nuestra misión y nuestra piel. Esta última, estará mucho más protegida de los rayos ultra violeta causados por el agujero en la capa de ozono.

La dieta cromática: qué nos aporta

No te costará encontrar en tu frutería un sinfín de alimentos verdes con los que podrás hacer las mas ricas y variadas recetas. Los mejores son los espárragos verdes, los diversos tipos de lechuga, judía verde, aguacates, apio, espinacas, guisantes, acelgas o brécol. En frutas, destaca la uva, la manzana, pera verde y el kiwi.

La dieta cromática: qué nos aporta

El verde es el color de vida y renovación, el color de la ecología y la esperanza y, para muchos, el color por excelencia de la salud, de ahí que esté a menudo presente en hospitales o centros de bienestar.

Alimentos rojos, para dar brillo a tu plato

Los alimentos rojos, además de ser muy apetitosos, son señalados a menudo por los médicos como poderoso anticancerígeno. Protegerás con ellos tu corazón y te librarás del colesterol. El rey de estos alimentos es el tomate, cargado de vitaminas y que nos da flexibilidad para cocinarlo de muy diferentes maneras, pero también el rábano, el pimiento rojo y en frutas la sandía, las fresas, la granada o las riquísimas cerezas.

La dieta cromática: qué nos aporta

Al igual que el amarillo, es un color estimulante, que ayudará a mantener tu sangre activa y actuará igualmente como estimulante sexual.

Naranjas, un poderoso aliado para la visión

También los naranjas gritan “cómeme” cuando los vemos en el plato. Ayudan a proteger los dientes, la piel y a mantener los huesos fuertes, además de tener vitamina A y C que dará a nuestra vista buena salud adicional. Las zanahorias son un alimento muy saludable, pero también la calabaza, naranja, melocotón, el pimiento naranja, el mango y un largo etcétera.

La dieta cromática: qué nos aporta

A nivel psicológico, el naranja está relacionado con la anti-fatiga y es un poderoso aliado para permitirnos respirar mejor y más relajadamente.

Alimentos de color azul o morado,los reyes de los antioxidantes

¿Sabías que cuanto más morado sea un alimento más antioxidantes contiene? Por eso, los arándanos son uno de los alimentos más sanos según el último ranking elaborados por médicos estadounidenses. También te vendrá muy bien integrar en tu dieta moras, ciruelas, higo, remolacha, berenjena y lombarda. ¡Todos ellos contienen enormes beneficios anti envejecimiento para lucir siempre lozano/a y joven!

La dieta cromática: qué nos aporta

Los azules o violetas son refrescantes, ayudan a disminuir la tensión sanguínea y ayudan en caso de epilepsias y anemias.

Marrón, para completar

Aunque muchas carnes toman un color marrón cuando se cocinan, en este caso vamos a hablar únicamente de los alimentos de origen vegetal. El marrón combate las células cancerígenas y ayuda a las personas con problemas en el sistema urinario.

La dieta cromática: qué nos aporta
Incluimos los champiñones marrones, alguna variedad de cebolla, el trigo y la avena, las patatas, la yuca o el jengibre.

El marrón es un color neutro que combina las propiedades psicológicas de los colores estimulantes, a menor escala, y de los sedantes, como el verde.

Una colorida forma de comer

En los últimos años, nutricionistas y expertos han creído tanto en esta teoría que han realizado numerosos estudios que muestran una mejora en la salud siguiendo patrones cromáticos de los alimentos. Incluso hay hoteles especializados en este tipo de alimentación, que dan cursos y proponen unas pautas a los clientes, que luego pueden poner en práctica en el propio restaurante.

La dieta cromática: qué nos aporta

Ventajas de la dieta “del arco iris”

Así pues, combinando todos los colores del arco iris en tu plato (especialmente llenándolo de verduras, hortalizas y frutas) obtendrás de forma saludable todo lo que el cuerpo necesita: es la magia de la naturaleza, que sabe bien lo que hace. Estarás protegido así de enfermedades y te sentirás mejor psicológicamente. ¡No olvides elegir siempre frutas y verduras de estos colores, pero de estación y preferentemente productos de tu tierra, evitando las frutas o verduras exóticas que vienen desde muy lejos, a nos ser que se cultiven en nuestra región!

La dieta cromática: qué nos aporta

Además de todo esto, invirtiendo un mínimo esfuerzo en preparar nuestro plato, para darnos el mimo que nos merecemos, éste lucirá mucho más apetitoso que un plato de un solo color. Por ejemplo, no es lo mismo comer unas espinacas rehogadas, que combinándolo con unos cuantos tomates cherry, una porción de champiñones al ajillo, zanahorias y alguna berenjena.

Si te apetece empezar a comer más sano, de forma mas ecológica y, de paso, tener tu cuerpo más tonificado y guardar la linea, puedes sumarte al plan “un arco iris en tu plato” o probarlo durante unos días. Para ello te recomendamos:

La dieta cromática: qué nos aporta

– Hacer una tabla de los alimentos de cada color (algunos ya proporcionados en este post), imprimirla y colocarla en un lugar visible, como la puerta del frigorífico. Sabemos que sabes que el arándano es morado, por ejemplo, pero esto te ayudará a que nunca te quedes sin ideas.

– Si quieres ser aún más organizado/a, compra 7 pequeños tuppers diferentes (si lo prefieres también por colores) y corta y pela varias hortalizas o verduras, clasificándolos por color. Así, sólo tendrás que añadirla por encima de los platos o ponerlos como acompañamiento.

– Intenta siempre poner todo el color posible en cada plato o en cada comida. Así añade moras o arándanos a tus postres o guisantes o tomates a tus comidas, para que sean más sanos y atractivos visualmente.

Este es un ejemplo de la dieta del arco iris propuesto por los nutricionistas:

Para desayunar:

Batido de aguacate, berro y arándano (verde y azul) con un plato que contenga un plátano y una naranja en rodajas y pepitsas de granada por encima (rojos, amarillos y naranjas)

Para comer:

Sopa de carne y patatas con tomates y zanahorias (rojo, amarillo y naranja) acompañada de una ensalada de diferentes tipos de lechuga, con aguacate, semillas de calabaza, aceitunas verdes y pepino (verdes)
Dos ciruelas (azul)

Para merendar:

Humus de judías blancas (blanco)

Para cenar:

Menestra de verduras: cebolla, ajo, champiñones, bécol, repollo y judías de color oscuro (frijoles) (blanco y morado)
y
Ensalada de lechuga romana, berros, aguacate, pepino, zanahorias y tomate decorado con quinoa, copos de nori, menta picada y pepitas de granada (todos los colores)

Postre:
Higos frescos troceados acompañados por un sorbete de arándanos y frambuesas.