La ecología no tiene signo político
La ecología no es de derechas ni de izquierdas. El respeto por el medio ambiente y la salud del planeta deberían preocupar a todos. Al menos, hasta que encontremos otro planeta que habitar. Hasta entonces, no importan las preferencias políticas, el nivel de riqueza, el lugar donde vivas o cualquier otro aspecto de tu vida: el medio ambiente te rodea, así que será mejor que lo cuides.

Ésta es la idea que tratan de transmitir los grupos ambientalistas españoles ante las próximas elecciones generales que se celebrarán en España el 20 de noviembre de 2011. Así, han presentado un programa político por la Tierra. Se han unido en esta iniciativa las más conocidas organizaciones ecologistas: Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF.

Todas estas organizaciones esperan que sus propuestas se tengan en cuenta durante la campaña electoral y, si es posible, después, gane quien gane, pues no se trata de política, se trata de donde vivimos. El objetivo es que los diferentes partidos, de uno y otro signo, las incluyan en sus programas. Y que, además, las cumplan, algo harto más difícil.

Las propuestas tienen en cuenta el escenario de profunda crisis financiera y económica que vive el país, así como el impacto creciente del cambio climático y un déficit ecológico cada vez más grave. El agotamiento de los recursos naturales, la pérdida acelerada de la biodiversidad, el calentamiento global, la contaminación del agua, el suelo o el aire son retos que ningún gobierno puede eludir por más tiempo.

La conservación de la biodiversidad permitirá el mantenimiento de servicios ambientales básicos y revitalizar sectores primarios como la pesca o la agricultura. Las energías renovables, el ahorro y la eficiencia energética harán posible una reducción de nuestra dependencia del petróleo y del exterior. Dejar de invertir en infraestructuras ruinosas permitirá destinar más fondos públicos a la educación, la sanidad y la protección de la naturaleza. Una fiscalidad ambiental fuerte, que aportará nuevos fondos y allanará el cambio hacia un modelo compatible con la capacidad real del planeta.

En definitiva, las grandes líneas propuestas son

    – Descarbonizar la economía y proteger el clima

    – Luchar contra la contaminación, protegiendo la salud de las personas

    – Proteger la biodiversidad

    – Apostar por la sostenibilidad

¿Qué político en campaña electoral puede mostrarse contrario a estas medidas? Entonces, ¿por qué después no las llevan a cabo?