La editorial Susaeta cómplice de la deforestación en Indonesia
Cuando ya se está celebrando en Barcelona la Feria Internacional del Libro (LIBER), Greenpeace ha denunciado a algunas editoriales españolas presentes en la feria, como Susaeta Ediciones (líder en la edición de libros infantiles y juveniles en el mercado de habla hispana, según sus propias palabras), por comprar el papel para editar sus libros a empresas responsables de la tala indiscriminada de selva tropical en Indonesia, como la empresa Asia Pulp & Paper. Estas selvas acumulan grandes cantidades de carbono, por lo que su destrucción supone la liberación a la atmósfera de grandes cantidades de gases de efecto invernadero que agudizan el cambio climático.

Para Miguel Ángel Soto, responsable de la Campaña de Bosques y Clima de Greenpeace España, consumir papel procedente de estas empresas convierte a Susaeta en cómplice de la deforestación y el cambio climático. Parte de los productos papeleros que compra Susaeta Ediciones proviene de la fábrica de pasta y papel de Indah Kiat (perteneciente a Asia Pulp & Paper), situada en la isla de Sumatra y que se nutre parcialmente de la madera tropical talada en las bosques de turbera de Kerumutan o en zonas donde aún vive del Tigre de Sumatra, una especie amenazada.

Durante el mes de agosto, Greenpeace ha realizado una campaña telefónica en la que se ponía en contacto con las empresas que tenían relación comercial con Asia Pulp & Paper (APP) para que tuvieran conciencia del daño que estaban causando al planeta y, a la postre, solicitarles la cancelación de esa relación. Algunas empresas buscaron soluciones con la ayuda de Greenpeace, pero Susaeta Ediciones desoyó el aviso.

La empresa APP pertenece al conglomerado empresarial Sinar Mas, que está en el punto de mira de las organizaciones ecologistas por su falta de responsabilidad ambiental. Además de las relaciones directas, como la que tiene la editorial Susaeta, otra parte del sector editorial consume papel procedente de la deforestación, como las empresas catalanas Ebix, S.A. y Comart, S.A. Para Greenpeace, editoriales así dañan la imagen del sector editorial que, en general, trata de que se realice una correcta gestión de la superficie forestal.