La energía concentrada de un horno solar
La energía renovable obtenida de un horno solar (solar térmica de alta temperatura) permite producir hidrógeno, estudiar el comportamiento de los materiales, concentrar mil soles sobre un panel fotovoltaico o descontaminar tierras. En concreto, el horno solar concentra la energía solar pudiendo llegar a alcanzar los 3.000 grados celsius de temperatura. Este horno es capaz de derretir una placa de acero en apenas unos segundos. Actualmente, los científicos trabajan en cuatro sencidos: ensayo de materiales, generación de calor solar para procesos industriales, combustibles solares y caracterización de células fotovoltaicas de concentración.

La finalidad es realizar tratamientos térmicos que permitan sintetizar o modificar los materiales, como los de construcción, o estudiar su comportamiento en condiciones de altas temperaturas. En cuanto a la generación de calor solar, la función del horno es la de usar la energía solar para generar altas temperaturas en el interior de un reactor o cámara, y que éste pueda aplicar energía térmica procedente del sol a distintos procesos industriales, entre ellos el tratamiento de residuos.

Además de todo esto, el horno solar genera hidrógeno, que puede servir para el sector de la automoción. Una molécula de agua está formada por dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno y el objetivo del proceso es romper esa molécula a través de su calentamiento, para separar el oxígeno, capturándolo, y liberar el hidrógeno.