La energía eólica es el futuro
Los científicos aseguran que la energía eólica será la fuente energética que más crecerá en los próximos años. Es evidente que estamos delante de seguramente la mejor energía renovable que se puede generar, no produce contaminación en el medio ambiente, no afecta al cambio climático, y además el viento es una fuente inagotable, por lo que es una de las mejores alternativas para reducir la dependencia a los combustibles no renovables como el petróleo.

La energía eólica funciona por una tecnología ya consolidada, promovidas por empresas de gran nivel y prestigio, por lo que su potencial de desarrollo es más elevado durante las próximas décadas. Por eso, casi con toda seguridad, podemos decir que la energía eólica alcanzará el 15% de la producción eléctrica europea en 2030, creando millones de empleos en todo el mundo.

Por otra parte, el reto sigue siendo la mejora del diseño de los aerogeneradores, que permitan reducir su tamaño sin perder eficiencia, reducir costes de materias primas, optimizar el mantenimiento de los molinos, y encontrar soluciones para evitar los efectos negativos en las aves. Además, también se potenciará la eólica marina, ya que en el mar, la fuerza del viento es más estable y permite la colocación de aerogeneradores más pequeños con más vida útil.