La extración de petróleo en Canarias pone en riesgo a especies protegidas
La organización ecologista WWF España ha recurrido ante el Tribunal Supremo el Real Decreto que otorga los permisos para buscar para, posteriormente, extraer, hidrocarburos en aguas próximas al archipiélago canario, según ha informado la propia organización ecologista.

La organización denuncia que este tipo de exploraciones causarán graves impactos sobre el ambiente de Lanzarote y Fuerteventura, dos islas declaradas Reservas de la Biosfera por la Unesco, así como sobre especies amenazadas, entre otras, tortugas y cetáceos.

WWF ha recurrido la decisión del Gobierno de España por la que autoriza a la empresa Repsol y otras compañías a realizar prospecciones de hidrocarburos en aguas canarias. La organización denuncia que con ese Real Decreto se vulnera la normativa de evaluación ambiental. De hecho, las exploraciones se han aprobado sin someterlas a información pública, ni a una evaluación de impacto ambiental previa. El Gobierno de Canarias y los Cabildos Insulares de Lanzarote y Fuerteventura también han decidido recurrir el Real Decreto.

Según WWF, el área donde se pretende investigar en busca de hidrocarburos es crucial para la reproducción, alimentación, descanso y migración de especies amenazadas de interés comunitario. Entre ellas, destacan la tortuga boba, el petrel de Bulwer o la pardela cenicienta, así como diversas especies de cetáceos, que podrían verse obligados a huir de la zona si prosperaran los planes de la compañía petrolera.

De hecho, según el Banco de Datos de la Biodiversidad de Canarias, de las casi 18.000 especies catalogadas, más 5.232 son marinas. En sus aguas habitan, al menos, 30 de las 83 especies de cetáceos, tres especies de fanerógamas marinas y cientos de algas, invertebrados y peces, a los que se suma un importantísimo porcentaje de animales con una población endémica.

Las islas Canarias destacan por la riqueza y singularidad de sus paisajes terrestres y marinos, siendo uno de los 35 puntos calientes de biodiversidad del planeta. Resalta la especial fragilidad de sus ecosistemas, lo que hace preciso extremar las medidas de precaución para salvaguardar este patrimonio natural. Las prospecciones petrolíferas son incompatibles con el modelo de desarrollo sostenible por el que apuesta la sociedad canaria. Decisiones políticas que, una vez más, tienen en cuenta los intereses de las grandes empresas y desprecian la opinión de las personas.