La huella ecológica de las ciudades españolas
El Observatorio de la Sostenibilidad (OSE) acaba de presentar un informe llamado ‘Sostenibilidad Local. Una aproximación urbana y rural’. En ese informe se puede saber cuál es la huella ecológica de cada una de las Comunidades Autónomas de España y la total para todo el país.

Los resultados no han podido ser más negativos. En España, cada ciudadano necesitaría 6,395 hectáreas para poder seguir con el ritmo de vida que lleva actualmente. Se consumen muchos más recursos y se generan más residuos de los que la península ibérica es capaz de asumir.

Las ciudades con la huella ecológica más elevada son Madrid, Barcelona, Cádiz, Pamplona, Bilbao, La Coruña y Santander, siendo esta última la que se lleva la palma. Las que tienen una menor huella ecológica son Cuenca, Badajoz, Albacete, Jaén, Teruel, Cáceres y Córdoba.

En resumidas cuentas, los datos son preocupantes sobretodo si nos comparamos con el resto del mundo. España está por encima de la biocapacidad media mundial (1,8 hectáreas por habitante) ya que la triplica sobradamente. Lo ideal sería que estuvieramos en más de 0,8 y menos de 1,8 hectáreas.

Desglosando la huella ecológica española, pronto nos damos cuenta que la mayoría procede de los consumos energéticos (67,61%), seguido de la agricultura (15,67%), la ganadería (5,58%) y la pesca (5,38%). Las soluciones están como siempre en nuestras manos.