La importancia del agua para el planeta y el ser humano
La Asociación Mundial para el Agua (GWP, por sus siglas en inglés) es una red internacional abierta a todas las organizaciones involucradas en la gestión sostenible de los recursos hídricos. Para este organismo trabaja Gustaf Olsson, uno de los mayores expertos mundiales en usos y gestión del agua, que ha publicado el estudio Water and energy. Existen, según el experto, graves contradicciones en el empleo del agua.

Un dato demuestra la importancia del agua en nuestra vida: un 60% del cuerpo humano de un adulto es agua. En un bebé, el porcentaje es mayor, hasta un 75%. En el planeta, un 97% del agua está en mares y océanos. Sólo un 3% es, por tanto, agua dulce. De ésta, el 69% está congelada en casquetes polares y glaciares y otro 30% bajo tierra. Así, sólo el 1% de agua dulce está disponible en la superficie.

Gustaf Olsson señala algunos datos del agua que quizá no conozcas:

    China es el país que mayor cantidad de agua desaprovecha: unas 600 ciudades desperdician agua.

    – El agua dulce se usa para la agricultura en un 70%; en un 15%, en la industria, y el otro 15%, es para uso doméstico.

    – Si no se depura el agua, hay que seguir buscando en el interior de la Tierra: en la India no depuran el agua y tienen que hacer pozos más hondos, agotando los acuíferos. Cada año descienden diez metros más. Para ello, lógicamente, hay que usar energía, que supone, en muchos casos, usar también petróleo. Doblemente contaminante, por tanto.

    Noruega es el país que mejor aprovecha el agua: casi el 100% de su energía eléctrica la obtiene del agua.

    – Para obtener un litro de petróleo se necesitan 40 litros de agua. Si se extrae de arenas bituminosas (como en Canadá), se necesitan 150 litros de agua.

    – Los biocombustibles no parecen la solución: para obtener un litro de bioetanol se necesitan 1.000 litros de agua.

    – Producir 1 kg de carne de ternera supone gastar 15.000 litros de agua. Y una taza de café, 100 litros de agua.

    – De media, un europeo gasta 3.000 litros de agua al día: no sólo por beber o cocinar, sino también para producir electricidad, hacer funcionar trenes o coches, fumar… Hay agua en casi cualquier ciclo productivo de un producto de consumo.

    – Las desalinizadoras exigen mucha energía. Los embalses, en países cálidos, dejan evaporar demasiada agua y empobrecen la fertilidad de las riberas y los deltas retroceden.

¿Cuál es la solución? Reutilizar el agua de forma eficiente. La de la ducha debe ir a las cisternas. El del mar puede servir para refrigerar. El agua que enfría nucleares puede servir para calentar ciudades.