La importancia del medio ambiente para el 15-M
El Movimiento 15-M ha abandonado la madrileña Puerta del Sol. Pero sólo para expandirse a los barrios, a todas las ciudades españolas y a cualquier ciudad del mundo que quiera seguir sus ideas: volver a recuperar un tipo de democracia que provenga de la calle, y no sólo de las urnas.

El Movimiento 15-M, la Spanish Revolution, como se conoce en las redes sociales de todo el planeta, ha organizado diversas comisiones y grupos de trabajo para tratar los asuntos que más les preocupan. Y, entre estos asuntos, no podía faltar el medio ambiente. El Grupo de Trabajo sobre Medio Ambiente del Movimiento 15-M tiene algunos objetivos que no estaría de más que conocieran algunos de los responsables de las políticas medioambientales de gobiernos nacionales, regionales y locales, así como las grandes empresas. Porque, como el propio Grupo señala muy acertadamente

la revolución será verde o no habrá donde hacerla”.

El Grupo de Trabajo de Medio Ambiente de la AcampadaSol se establece como un colectivo abierto a cualquier persona en el que se pretende recopilar información, profundizar en el tema y propiciar un debate sobre diversos temas. Estos temas se desarrollarán en algunas líneas de acción que tienen un objetivo común: que el ser humano retome el equilibrio con la naturaleza de la que forma parte. Los Subgrupos de Debate sobre el medio ambiente son los siguientes:

-Biodiversidad y espacios naturales.

-Ciudades. Una concepción urbana basada en la calidad de vida, con criterios de sostenibilidad medioambiental, y alejada del mero interés económico.

-Decrecimiento. Búsqueda del desarrollo personal, del equilibrio entre norte y sur, de un cambio cultural en el que vivir mejor con menos.

-Educación ambiental.

-Energía. Se apuesta por la reducción en el consumo energético y la apuesta por las renovables.

-Legislación y normativa ambiental.

-Medio marino y litoral.

-Medio rural y ordenación del territorio.

-Soberanía alimentaria. Consumo local, ecológico y sostenible.

Mientras duró la Acampada Sol (antes de que se desmantelara) también existía un grupo que trataba de minimizar los impactos ambientales negativos que la propia acampada estaba originando en su día a día, en su gestión. Era el Grupo de Acción Ambiental.