La magnetosfera
Se dice que la magnetosfera es la gran desconocida, concretamente es la región alrededor del planeta en la que el campo magnético desvía gran parte del viento solar formando un escudo protector contra las partículas cargadas de alta energía procedentes del Sol. Los investigadores afirman que sin ella, el mundo hubiera perdido la mayoría del agua de su atmósfera y de los océanos, porque las partículas solares habrían disociado los átomos de hidrógeno y oxígeno. Por lo tanto, es fundamental para la vida humana.

Sin embargo, la magnetosfera terrestre no es única que podemos encontrar en el universo, ya que todos los planetas con campo magnético (Mercurio, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno) poseen una magnetosfera propia que se puede encontrar a una altura de 500 kilómetros y extendiéndose hacia el espacio exterior hasta los 60.000 kilómetros de distancia.

Las partículas generadas por el viento solar que son retenidas forman los cinturones de Van Allen. En los polos magnéticos, las zonas en las que el campo magnético terrestre penetra en el interior, parte de las partículas cargadas son conducidas sobre la alta atmósfera produciendo las apreciadas auroras boreales.