La mala calidad del aire disparará las muertes
El número de muertes causadas por la mala calidad del aire y la contaminación se va a multiplicar por cuatro en las próximas dos décadas, si no se hace nada rápido para frenar la degradación del medio ambiente, según el estudio publicado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).
Entre los problemas medioambientales más importantes en vías de solución, el informe cita las superficies forestales en los países ricos y las emanaciones de clorofluorocarbonados (CFC) en el hemisferio norte.
La OCDE denuncia que los poderes públicos siguen haciendo la vista gorda a la calidad del aire urbano, partículas y ozono troposférico y emanaciones relacionadas con el transporte por carretera.

La contaminación del aire va a tener efectos crecientes sobre la salud a nivel mundial. En 2030 el número de fallecimientos prematuros relacionados con el ozono troposférico se multiplicará por cuatro.

La utilización de combustibles fósiles es la primera fuente de de gases de efecto invernadero. Si no se toman medidas, las emisiones de CO2 aumentarán un 52% en 2030 respecto a 1990. La solución es apostar por las energías renovables.