La migración de los alimoches vía satélite
Vega, Sahel, Trigo y Duna son cuatro alimoches que se encuentran en África. El pasado verano, estos cuatro alimoches fueron marcados por la organización WWF con transmisores que envían los datos de su posición a través del satélite. La tecnología en ayuda de la conservación de la naturaleza. Ahora, gracias a estos transmisores, los responsables del proyecto acaban de conocer que tres de los alimoches han levantado el vuelo y comenzado su emigración hacia la Península Ibérica, la región donde instalan sus nidos para criar a sus polluelos. Han pasado casi seis meses en la franja del Sahel, en el África subsahariana.

De los cuatro alimoches marcados con emisores vía satélite por la organización WWF el pasado verano, Vega, una de las aves adultas, ha sido la primera en levantar el vuelo. En días sucesivos dos alimoches más la imitaron, Sahel y Duna, emprendiendo el viaje que les llevará a cruzar el Estrecho de Gibraltar para pasar a la Península. Sólo uno de los alimoches, llamado Trigo, continúa en la zona de invernada.

Lo parte más curiosa y espectacular de este proyecto es que todas estas incidencias (y las que ocurran a partir de ahora) pueden seguirse minuto a minuto en la página web El viaje del alimoche, desarrollada por WWF España en colaboración con la Fundación Biodiversidad. En esta página web hay un mapa multimedia e interactivo que informa de la posición exacta de los cuatro alimoches. Así, cualquier persona puede seguir la aventura migratoria de las aves, a través de un espectacular mapa en tres dimensiones y un amplio contenido multimedia que incluye fotos y vídeos. Los visitantes pueden, además, colaborar con WWF subiendo su propio material y enviando preguntas y comentarios por medio de las redes sociales más usadas por los internautas.

A lo largo de seis meses, los alimoches Trigo y Vega se han quedado en la misma zona, el sur de Mauritania, que fue la misma zona en la que vivió Vega durante el invierno de 2009. Duna, sin embargo, ha visitado tres países diferentes: Mauritania, Malí y Senegal. Sahel, el más joven de todos, se ha desplazado más de mil kilómetros hacia el oeste, llegando a la costa mauritana, desde donde ha emprendido el vuelo de vuelta.