La moda de este año: alquilar un árbol de Navidad
Ya no hace falta discutir más sobre si es preferible un árbol de Navidad natural o uno artificial (aunque siempre es mejor la primera opción): lo mejor es alquilar uno y, una vez pasadas las fechas navideñas, devolverlo a la naturaleza.

En todo caso, conviene advertir que los árboles naturales deben mantenerse en buenas condiciones y alejados de fuentes de calor. Pero, sobre todo, finalizada su función como decoración en las fiestas, hay que intentar replantar el árbol o llevarlo a una entidad que sepa y pueda hacerlo.

No todas las especies son adecuadas para replantar en el medio natural. Por tanto, hay que buscar consejo a los expertos. En España, por ejemplo, la mayoría de los árboles que se venden en Navidad no son especies autóctonas, sino que proceden del norte de Europa. Esto supone una mayor contaminación y emisiones debidas al transporte.

La compra de árboles naturales en Navidad no implica la destrucción forestal. De hecho, el sector se beneficia y se crean puestos de trabajo. En Madrid, los alumnos de Escuela de Ingenieros de Montes organizan, como cada año, una venta de árboles en Ciudad Universitaria. Los beneficios ayudarán a pagar su viaje de fin de carrera. Este año, la gente está adquiriendo los abetos más baratos.

Árboles de comercio justo

Pero si, además de ser responsable con el medio ambiente, se quiere ser responsable desde un punto de vista social, se puede optar por comprar un árbol de comercio justo.

En el Reino Unido, es posible. Una organización vende Fair Trees, abetos cultivados en Dinamarca por un productor que cuenta con la certificación WFTO, la Organización Mundial del Comercio Justo (por sus siglas en inglés). La organización Fairwind está tratando de convencer a los productores de árboles británicos para que entren en el sistema de comercio justo. Para ello, deben cumplir condiciones como cooperar con los sindicatos locales para asegurar unas condiciones de trabajo y un sueldo justo, conseguir una certificación de gestión de bosques sostenibles y que el cultivo de los árboles provenga de semillas adquiridas también a través del comercio justo.