La nutria se expande por Andalucía
Según un estudio, la nutria (Lutra lutra) está aumentado su presencia en los ríos de Andalucía, produciéndose así una bastante buena recuperación de esta especie. Se calcula que se ha duplicado la población respecto al año 1985 en un 70% de las zonas analizadas. La investigación ha sido coordinada por el investigador del Centro Tecnológico Forestal de Cataluña Miguel Clavero, quien ha explicado que la distribución de la nutria se ha estudiado en muestreos realizados en 1985, 1995 y 2005, en los que se ha comprobado que, en un principio, se encontraba en zonas de Sierra Morena y las sierras Béticas y, poco a poco, el animal ha ido expandiendo el territorio donde habita.

En concreto, parece que la nutria se está expandiendo especialmente hacia zonas más bajas, aunque sin demasiada presencia humana ni actividad agrícola. Los científicos han analizado 1.038 subcuencas de los ríos andaluces coordinados por la Sociedad Española para la Conservación y el Estudio de los Mamíferos (Secem).

En cuanto a la distribución, y siempre con respecto a los datos obtenidos en 1985, se puede afirmar que ha pasado de encontrarse en el 30% del territorio andaluz en aquel año al 70% en 2005. Ahora bien, la distribución no es regular por todo el territorio. Mientras que en la provincia de Almería no se ha encontrado ningún ejemplar en los muestreos, en Huelva hay nutrias en toda la provincia. En la provincia de Cádiz, también está muy representada. En Sevilla, Córdoba y Málaga se han expandido a zonas alejadas de las sierras.

Una de las principales causas de la recuperación de la especie es la utilización menos frecuente de contaminantes, algo que en los años ochenta no estaba regulado. Precisamente por esta circunstancia el animal puede expandirse actualmente por zonas donde hay más presencia humana. Aunque, según ha explicado Miguel Clavero, hasta cierto punto: la nutria no ocupa zonas altamente humanizadas e intensamente ocupadas, como pueblos o lugares agrícolas. Además, la expansión se produce siempre desde lugares que ya habita. Así que es lenta, aunque, hasta el momento, segura.

Ya se ha reintroducido esta especie en otras zonas, como Francia o Cataluña, a un ritmo mucho mayor.