La percepción de la responsabilidad ambiental de las empresas
Casi todas las grandes empresas, ya sea por los beneficios fiscales que les supone o por verdadera conciencia ecológica, tratan de llevar a cabo un plan de responsabilidad social corporativa (RSC) que, entre otros aspectos, contempla medidas para un mayor respeto al medio ambiente. Sin embargo, en esta sociedad saturada de información, a veces, es más importante conseguir que se sepa lo que se hace que hacerlo. Y es aquí donde las grandes corporaciones tienen un verdadero problema.

Según un estudio de la Confederación de Consumidores y Usuarios de España (CECU) el 62,8% de las personas cree que el uso de imágenes de ecología, medio ambiente y sostenibilidad en la publicidad y la imagen corporativa de las empresas tiene poco que ver con su comportamiento real y un 17,1% va más allá y afirma que no tiene nada que ver. Es decir, que si se suman ambas cifras, da como resultado que casi un 80% cree que lo único que hacen las grandes empresas respecto al medio ambiente es un lavado de cara superficial.

Aunque la valoración del público en general ante el desarrollo de acciones sociales responsables por parte de las empresas es cada vez mayor, sólo consiguen un aprobado raspado, con una nota de 5,3 según la encuesta. Por su parte, el comportamiento de los diferentes gobiernos e instituciones públicas sigue suspendiendo en materia de responsabilidad social y medioambiental.

Otros datos se desprenden del estudio. Por ejemplo, que los ciudadanos reciben cada vez más información sobre este tema. Y un curioso aspecto en la percepción de la información: en la actualidad, los medios de comunicación tienen más credibilidad respecto a la responsabilidad social que las ONG. Si las empresas tienen un problema de comunicación de sus intereses, a las organizaciones no gubernamentales les ocurre exactamente lo mismo.

En todo caso, sea por un medio o por otro, por los informativos o por contactos personales, cada vez más gente sabe qué son los cultivos ecológicos o los productos de comercio justo, por ejemplo, al tiempo que aumenta el consumo de ambos.