La pesca mundial en alerta por el cambio climático
La industria pesquera de todo el mundo y los responsables del sector necesitan esforzarse más para entender los efectos que el cambio climático tendrá en la pesca. El calentamiento global está cambiando la distribución de las especies marinas y de agua dulce. Las especies de aguas más templadas se están desplazando hacia los polos y experimentan cambios en la productividad y el tamaño de su hábitat.

Los estudios han demostrado que el cambio climático está alterando la estacionalidad de los procesos biológicos, modificando las redes alimentarias marinas con consecuencias impredecibles para la producción pesquera. Además, muchas pesquerías están siendo explotadas al límite de su capacidad productiva.

Por otro lado, la pesca y la acuicultura contribuyen de forma significativa a las emisiones de gases de efecto invernadero, pues el transporte aéreo emite 8,5 kg de CO2 por cada kilogramo de pescado transportado, lo que supone unas 3,5 veces más que el transporte marino.

Las zonas con mayor proporción de poblaciones totalmente explotadas son el Atlántico nororiental, el Océano Índico Occidental y el Pacífico noroccidental.

En el mundo hay cerca de 43,5 millones de personas que trabajan de forma directa o indirecta en la pesca, por lo que prepararse para el cambio climático es una prioridad para el futuro del sector.