La pesca sostenible genera riqueza económica y empleo
La sobrepesca y la pesca industrial sin límite causan un terrible perjuicio al medio ambiente,pero también a la economía. Según el presidente de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN), Ashok Khosla, la industria pesquera dejará de existir después de 2050 porque, para entonces, se habrán agotado todos los recursos pesqueros. Una vez más, pan para hoy, hambre para mañana. Bueno, en este caso, pescado para hoy…

Según datos de la organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO) de la ONU, la producción pesquera alcanzó su máximo a principios del siglo XX. A partir de esa fecha, y después de un breve período de estabilización, la captura decayó un 15% entre 1950 y 1970. Pero, a partir de entonces, la situación continúa empeorando.

Sin embargo, la rentabilidad de la industria pesquera y la creación de empleo en el sector no están reñidos con el respeto al medio ambiente. De hecho, cuidar el medio ambiente, a largo plazo, tiene indudables beneficios económicos.

Es una de las conclusiones que señala el último informe de la New Economics Foundation (NEF), que señala que la mala gestión de las pesquerías y la depredación de los recursos naturales está provocando en Europa la pérdida de cien mil empleos y de unos 3.200 millones de euros anuales. Malo para el medio ambiente y malo para la economía.

La culpa es de la mala gestión de los recursos pesqueros, que está reduciendo puestos de trabajo y beneficios en el sector. El informe, llamado Empleos perdidos en el mar, ha calculado los beneficios que se conseguirían restaurando 43 poblaciones de peces europeas (de un total de más de 150) hasta su rendimiento máximo sostenible (RMS): se generaría 3,53 millones de toneladas adicionales de desembarques, suficiente para satisfacer la demanda anual de pescado de casi 160 millones de ciudadanos.

Restaurar estas poblaciones de peces, además, permitiría la creación de 100.790 nuevos puestos de trabajo, de los cuales, unos 83.000 beneficiarían a la Unión Europea de los 27, es decir, un 31% más que el nivel actual de empleo en el sector pesquero en Europa.