La planta desalinizadora más grande de Europa se pone en marcha
Por fin la planta desalinizadora más grande de Europa se ha puesto en marcha en El Prat, Barcelona. La ciudad catalana ahora no sólo se conocerá por tener uno de los aeropuertos más seguros del viejo continente, sino también por contar con esta instalación que aportará entre el 17 y el 20% del consumo del área de Barcelona.

La planta desalinizadora se ha situado entre el mar, el río y la gran depuradora del Baix Llobregat. Es muy moderna y sofisticada y servirá para el abastecimiento humano. Aunque la de Alicante es más grande porque cuenta con 80 hectómetros cúbicos, se trata de una planta mixta que sirve principalmente para cubrir las necesidades de regadío.

La de El Prat es capaz de producir 200.000 metros cúbicos al día, lo que equivale a 200 millones de litros de agua al día. El agua del mar llegará a la planta gracias a dos conducciones de 2,2 kilómetros de longitudque viajarán unos 30 metros por debajo de la superficie. De cada 100 litros de agua del mar, 45 se desalinizarán y el resto se devolverá al mar utilizando un emisario submarino.

Tras 26 meses de intenso trabajo, los equipos ahora empizan a trabajar progresivamente. Las aguas desalinizadas llegarán a la Fontsanta (Sant Joan Despí) gracias a una tubería de 11 kilómetros y 1,4 metros de diámetro. Allí el agua se mezclará y se empezará a distribuir por la red. Las comarcas de el Vallès Occidental, l’Anoia, el Penedès y el Garraf también se verán favorecidas.

Los municipios y las empresas distribuidoras empezarán a pagar por esta inversión a partir del año que viene. Eso sí, hay que decir que el 75% de la inversión ha sido financiada con subvenciones procedentes de fondos europeos.