La población de oso pardo crece en la Península Ibérica
El Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino de España coordina un Grupo de Trabajo para la conservación de las zonas donde habita el oso pardo compuesto por miembros del propio ministerio, responsables de la conservación de la biodiversidad de las comunidades autónomas donde se distribuye la población de esta especie e investigadores independientes.

Este Grupo de Trabajo se ha reunido para presentar datos y debatir políticas sobre el oso pardo cantábrico y pirenaico en la sede del Ministerio de Medio Ambiente. La conservación del oso pardo en las dos áreas de distribución de la especie en España, la Cordillera Cantábrica y los Pirineos, es el objetivo principal. Por ello, el grupo quiere establecer líneas comunes de trabajo y garantizar la adopción de políticas y medidas de conservación coherentes y coordinadas para la mítica especie.

El oso pardo está catalogado como especie en peligro de extinción. Sin embargo, los esfuerzos realizados por las instituciones citadas en las últimas décadas han favorecido un aumento lento pero continuado de su población. En la zona cantábrica ha pasado de contar con poco más de cincuenta ejemplares en los años setenta del pasado siglo a más de ciento treinta en la actualidad. Además, más de veinte osas han criado en los últimos años.

En cuanto a la población que habita los Pirineos, la política de reforzamiento de la población en colaboración con el Gobierno francés ha impedido la extinción del oso pardo, que cuenta en la actualidad con unos veinte ejemplares, incluyendo varias hembras con cría en 2010.

En la reunión del Grupo de Trabajo, también se han valorado los daños que puede causar esta especie. Son muy limitados y de muy escasa importancia económica, en algunas explotaciones agrícolas, avícolas y ganaderas. En todo caso, se están estudiando sistemas de indemnización para los daños por parte de todas las Comunidades Autónomas implicadas.

En un futuro próximo, se quiere poner en marcha un ambicioso Programa Life+ para el oso pardo en la Cordillera Cantábrica y los Pirineos que, coordinado por el MARM, cuente con la participación de todas las Comunidades Autónomas y sea cofinanciado por la Comisión Europea.