La producción mundial de energía eólica casi se duplicó en 2014
La energía eólica no es la reina de las energías limpias. Poco puede hacer frente a la omnipresente energía solar, pero su uso está aumentando de forma exponencial, si bien supera de largo a la fotovoltaica si contamos únicamente la conectada a la red. Sólo en el último año la producción mundial de energía eólica casi se ha duplicado.

Todavía es muy pronto para decir que las energías verdes, con la solar y la eólica a la cabeza, son una alternativa real a los combustibles fósiles. Aunque su uso no deja de crecer a un ritmo increíbles, el carbón y el petróleo siguen siendo la opción más barata, y por ende es, de lejos, la preferida.

Cifras de récord

De seguir esta pasmosa progresión, sin embargo, la energía eólica podría llegar a considerarse la solución a los problemas energéticos del mundo para producir electricidad libre de carbono, naturalmente, siempre junto con la opción solar.

La producción mundial de energía eólica casi se duplicó en 2014
En 2014, se instalarón alrededor de 51.477 megavatios de nueva capacidad eólica instalada en todo el mundo (más de 50 GW), lo que supone un aumento del 44 por ciento con respecto al año anterior, según datos de la Asociación Mundial de Energía Eólica (WWEA).

De seguir así, en los próximos cinco o siete años podríamos duplicar la capacidad acumulada de energía eólica instalada en el mundo. Actualmente, la potencia total en todo el mundo ronda los 370 GW, frente a los 185 GW de potencia fotovoltaica conectada a la red.

Segunda opción verde

Incluso en medio de la crisis e inestabilidad política, con lo que ello supone en muchos países en reducción de proyectos de energía eólica, en 2013 se consiguió una nueva cifra de récord en los principales mercados de energía eólica con respecto a las instalaciones en el año 2012, con 44.000 megavatios de nueva capacidad eólica.

La producción mundial de energía eólica casi se duplicó en 2014
En España, la cobertura de la demanda con energía eólica alcanza el 20,4 por ciento, mientras en otros países, como Dinamarca, Portugal, Irlanda, Alemania o Reino Unido ya han superado la barrera del 10 por ciento o más.

El ránking de potencia instalada para los doce primeros países, que suman 44,8 GW, engloba a países que también han batido récords a nivel nacional. China, el gigante eólico líder indiscutible, tiene una capacidad total de 115 GW y ha instalado 23,3 GW durante 2014, logrando una cifra récord, hasta ahora no igualado por ningún otor país en un año. Alemania, en egundo lugar, ha instalado turbinas que producen 5,8 GW, y Estados Unidos las nuevas instalaciones producen un total de 4,9 GW.

Por su parte la energía solar ha tenido un crecimiento todavía más espectacular en los últimos años, y a largo plazo lleva las de ganar, pues se trata de una energía verde más barata de producir e instalar en comparación con las turbinas de viento. Eso, siempre que la tecnología no ofrezca soluciones novedosas que marquen un antes y un después.

España se estanca

España, Dinamarca e Italia son los países que, sin dejar de estar entre los doce primeros, han registrado un estancamiento. Según de la Asociación Empresarial Eólica (AEE), en España la potencia instalada eólica ha aumentado 27,48 MW en 2014, lo que supone el menor crecimiento en los últimos 20 años.

La producción mundial de energía eólica casi se duplicó en 2014
Si estudiamos las características de estos nuevos megavatios, la realidad es muy pobre. De los 27,48 MW instalados en 2014, 11,5 MW corresponden a la puesta en marcha del parque experimental Gorona del Viento en la isla de El Hierro, tras tres décadas de gestación del proyecto. Además, únicamente 14 MW se deben a la instalación de un parque eólico, ubicado en Galicia. Por lo tanto, estos dos proyectos suman la mayor parte de la potencia. El resto son aerogeneradores aislados e incrementos de potencia nominal. Según los expertos e inversores, en España no se dan las condiciones para invertir. De hecho, muchos proyectos han sido congelados.