La reforma del Canal de Panamá puede reducir las emisiones de carbono
El Canal de Panamá comunica los océanos Atlántico (a través del Mar del Caribe) y Pacífico y permite rutas de navegación marítima más cortas. El canal se construyó en la zona más estrecha del istmo de Panamá, inaugurándose el 15 de agosto de 1914.

Con la reforma que se realizará durante los próximos años las rutas marítimas más importantes del mundo tendrán la oportunidad de reducir la huella de carbono de la industria marítima, según han señalado sus responsables. Se espera que las nuevas secciones del Canal de Panamá se abran en 2014, después de un programa de ocho años dedicado a ampliar y profundizar el canal, con el fin de aumentar la capacidad de transporte marítimo. Se va a eliminar la restricción de ancho de 32,2 metros (conocida como “panamax” en el sector del transporte marítimo), vigente desde su apertura en 1914.

Con la expansión se pretende aumentar la capacidad del canal, facilitando el paso de buques portacontenedores más grandes, algo que beneficiará enormemente a la economía panameña. Pero, según un artículo publicado en el Journal of Maritime Engineering escrito por Stott Pablo y el doctor Peter Wright, de la Universidad de Newcastle, del Reino Unido, este plan dará la oportunidad al sector marítimo que reduzca su impacto ambiental.

Según explica Stott (profesor de Ingeniería Naval en la Universidad de Newcastle) en el citado artículo, potencialmente, lo que hay es una oportunidad ideal para poner en práctica algunos cambios muy simples que marcarán una diferencia significativa en el impacto ambiental de la industria.

El cambio en el Canal de Panamá tendrá dos efectos principales: en primer lugar, permitirá el diseño de cascos de barcos más eficientes y, en segundo lugar, permitirá a los que transportan granos hacer envíos más grandes a través del paso del canal, economizando escalas.

Stott explica que el potencial de ahorro en costes de combustible es muy grande y, del mismo modo, lo es la consiguiente reducción de emisiones de dióxido de carbono.

La Organización Marítima Internacional estima que el transporte marítimo fue responsable de alrededor del 2,7% de las emisiones globales de CO2 en 2007 y, además, ha advertido que esto puede aumentar entre un 12 y un 18% para el año 2050. La reforma del Canal de Panamá puede ayudar al sector a reducir sus emisiones.