La torre Stadthaus N1, el edificio de madera más alto
Construir con madera es sostenible, ya que se usa una materia prima que, bien gestionada, no se agota, al tiempo que es una forma de luchar contra el cambio climático, pues la madera secuestra dióxido de carbono por décadas, como mínimo, tantas como dure la vida útil del edificio.

En Londres, se ha construido el edificio de madera más alto del mundo. Por tanto, se podría decir que es uno de los edificios más sostenible y que más ayuda a combatir el cambio climático del mundo. Ha sido diseñado por los arquitectos Andrew Waugh y Anthony Thistleton. El edificio tiene treinta metros de altura y es cien por cien reciclable, pues está hecho de madera laminada. Se demuestra con esta gran estructura que se trata de un material económicamente competitivo y que es capaz de soportar un gran peso.

La que se ha convertido en el edificio residencial de madera más alto del mundo está situado en el número 24 de Murray Grove y se ha bautizado como torre Stadthaus N1. Tiene nueve pisos, que alcanzan los treinta metros de altura y en su interior hay veintinueve apartamentos. La inversión ha sido de 3,5 millones de libras esterlinas (casi 4 millones de euros), una inversión realizada por Metropolitan Housing Trust, una fundación benéfica cuyo objetivo es crear y comercializar viviendas asequibles para familias con ingresos bajos o moderados.

La primera planta ha sido construida convencionalmente. Ésta sostiene otros ocho pisos hechos con madera laminada, con tres plantas de apartamentos familiares, que tienen vista a la parte trasera del edificio, y cinco plantas superiores de apartamentos de mayor precio u oficinas.

La torre Stadthaus N1 tiene una planta de 17 x 17 metros y se sostiene sobre una cimentación de hormigón reforzado. El diseño está inspirado en un panal de abejas, estando cada lámina de madera ubicada en un patrón simétrico en torno a un núcleo central, en este caso, una gran cruz de madera maciza laminada que soporta la mayor carga. El edificio, gracias a su estructura y diseño, es seguro y sólido, y las placas de madera, si fuera necesario, pueden ser retiradas, reemplazadas o agregadas de manera individual. Además, el propietario puede personalizar el diseño interior de su vivienda. Estos paneles de madera laminada, de la firma austriaca KLH, cuentan con el certificado europeo PEFC que garantiza que la materia prima utilizada proviene de una explotación forestal ecológica, económica y socialmente responsable.