La UE prohibirá el uso del cadmio
El cadmio es uno de los metales más tóxicos que se pueden encontrar en la naturaleza. Pese a ello, forma parte de materiales como joyas, plásticos o barras de soldadura. Pero en Europa ya no se volverá a usar, pues el cadmio quedará prohibido en la Unión Europea desde diciembre de 2011. La decisión se ha tomado después de detectar altos niveles de cadmio en algunos artículos de joyería, sobre todo, en la bisutería importada.

Cualquier persona se encuentra expuesta al cadmio a través del contacto con la piel o con la lengua. Y esto, claro, incluye a los niños. La nueva legislación que prepara la UE prohíbe el uso de cadmio en todos los productos de joyería, excepto las antigüedades. La prohibición comprende el cadmio de todos los plásticos y barras de soldadura utilizados para soldar materiales diferentes, ya que los vapores emitidos durante el proceso de elaboración son muy peligrosos si se inhalan.

Antonio Tajani, Vicepresidente de la Comisión y responsable de Industria y Emprendimiento, ha señalado que es una buena noticia para los consumidores y para la industria, que ya dispone de alternativas a esta sustancia. También el comisario europeo de Medio Ambiente, Janez Potočnik, está satisfecho con esta nueva norma y cree que la prohibición del cadmio protegerá a los consumidores, sobre todo, a los niños. Pero además la considera una buena medida para el medio ambiente, ya que los plásticos sin cadmio contribuirán a disminuir la contaminación.

La nueva legislación, además de prohibir el cadmio en todos los productos de plástico, trata de impulsar la recuperación de los residuos de PVC para su uso en productos de construcción. El PVC es un material valioso que se puede recuperar varias veces. Por ello, la nueva legislación autoriza la reutilización de PVC recuperado con bajo contenido de cadmio en algunos productos de construcción, sin que resulte un peligro para la población o el medio ambiente. Para evitar dudas, los productos de construcción fabricados con PVC recuperado mostrarán un logotipo diseñado especialmente para ello.

El cadmio también está presente en las barras de soldadura. El uso de esos materiales de soldadura quedará prohibido exceptuando usos profesionales muy concretos.

El cadmio es una sustancia cancerígena y tóxica para el medio acuático. Ya desde 1988, el Consejo de Europa lucha para evitar la contaminación del medio ambiente provocada por este metal. En la Unión Europea se prohibió para algunos artículos de plástico desde 1992, pero seguía autorizándose en algunos PVC rígidos por no existir alternativas en el mercado.