La unión hace la fuerza contra un vertedero
Cuando los políticos no quieren escuchar la opinión del pueblo, la opinión de la gente que les otorga el poder para gestionar lo público por un tiempo determinado, no queda otra que crear un grupo de presión, una asociación u otro tipo de reunión ciudadana (o de las principales fuerzas sociales, como se suele decir) para defender lo que la mayoría quiere.

Esto es lo que han hecho los vecinos de Villanueva de la Serena, una localidad pacense de algo más de veinticinco mil habitantes cuyos ciudadanos han creado una Plataforma contra la Instalación de un Vertedero de Residuos Industriales Peligrosos. Esta plataforma ha sido promovida por la Federación de Asociaciones de Vecinos de Villanueva de la Serena.

La Federación de Asociaciones de Vecinos de Villanueva de la Serena convocaron directamente a una reunión informativa a casi cincuenta colectivos de la ciudad, así como a partidos políticos, sindicatos, asociaciones de vecinos, empresariales e, incluso, a asociaciones de padres de alumnos de los colegios e institutos. Su intención era la de informar y tratar el tema del Vertedero de Residuos Industriales Peligrosos que el ayuntamiento quiere instalar en una finca llamada Montepozuelo.

Con una carta donde se transcribía una resolución aparecida en el Diario Oficial de Extremadura el 25 de mayo de 2009 (“…por la que se otorga autorización ambiental integrada para la instalación y puesta en funcionamiento de una planta de valorización de residuos promovida por Raduga Química, S.L.,…”), la plataforma reunió a los habitantes de la localidad y alrededores para oponerse al vertedero.

La Federación de Vecinos de Villanueva de la Serena, al enterarse de la resolución, trató de reunirse con el Alcalde del municipio para recabar más información acerca del proyecto, pero no lo consiguió. Así pues, decidieron crear la plataforma e informar a sus conciudadanos. La plataforma sostiene que la instalación del vertedero industrial estaba prevista en otro municipio cercano, pero, al oponerse los vecinos, se trasladó el proyecto a Villanueva de la Serena.

Todo el proyecto se ha llevado con secretismo. Por ejemplo, el estudio de impacto ambiental aún no se ha hecho público cuando sólo queda la aprobación del ayuntamiento para que comience a construirse el vertedero.

Puede que tengan razón los que dicen que una persona sola no puede luchar contra el sistema. Sin embargo, los vecinos de este pueblo extremeño nos muestran el camino: asociarse.