Ladrillos inspirados en Lego que dan comida, agua y refugio a las víctimas de desastres naturales
Por lo que parece, nada escapa a Lego. Los famosos ladrillos son mucho más que un juego de construcción para niños. Sin ir más lejos, los creadores de Los Simpson acaban de hacer un episodio especial junto con Lego, hay parques temáticos, videoclips en los que aparecen sus características figuras y un sinfin de ejemplos más.

Uno de ellos, noticia estos días, se caracteriza por ser especialmente solidario: son unos ladrillos inspirados en los de Lego desarrollados por Psychic Factory para Unicef que resultan bien ingeniosos. Haciendo buena la famosa frase de que la necesidad aguza el ingenio, son capaces de proporcionar alimentos, agua y refugios a víctimas de desastres naturales.


¿Cuál es el misterio? ¿Acaso se comen? No, pero por ahí anda la cosa. Si ayudan a combatir el problema de la manutención y alojamiento de los damnificados, las dos prioridades de los servicios de emergencia en estos casos, es porque funcionan como un contenedor de alimentos y agua al tiempo que sirven como material de construcción.

Evitan la contaminación

Lego inspira grandes ideas o, al menos, así ha sido esta vez porque, además de cubrir estas necesidades de un sólo golpe, pueden reutilizarse una vez han hecho su función, ya que son desmontables. Ello supone que este objeto o, mejor, muchos de estos objetos pueden construir refugios temporales de gran utilidad durante los primeros días.

Ladrillos inspirados en Lego que dan comida, agua y refugio a las víctimas de desastres naturales
Su uso es sencillo, tanto como rellenarlos con tierra o arena una vez se han agotado los consumibles (agua y arroz, repartidos en sus dos compartimentos) y apilarlos, del mismo modo que se haría con los ladrillos Lego, hasta lograr construcciones improvisadas que sirvan de cobijo.

Más allá de su triple uso, está su ventaja de no generar gran cantidad de residuos innecesarios, como suele ocurrir en estas ocasiones, así como su posibilidad de reutilización, con lo que se ahorra dinero y se respeta el entorno de un modo inteligente.