Las aguas subtropicales llegan a Groenlandia
Los científicos han detectado por primera vez la llegada de grandes cantidades aguas subtropicales a las altas latitudes donde se encuentra la gélida Groenlandia debido a cambios en la circulación oceánica en el Atlántico Norte. Este fenómeno, nunca visto, no estaba previsto en los modelos del cambio climático y puede acelerar todavía más la rápida pérdida de hielo en la zona.

Al mismo tiempo, este deshielo supone más agua dulce en el océano, que puede inundar el Atlántico Norte y alterar el sistema mundial de corrientes de transmisión oceánica. Las aguas subtropicales recorren el fiordo a gran velocidad, por lo que pueden transportar el calor y provocar el derretimiento en el extremo del glaciar. Por lo que la pérdida de hielo se podría acelerar.

La capa de hielo que cubre Groenlandia, tiene dos kilómetros de espesor y cubre un área del tamaño de México, pero ha perdido masa a un ritmo frenético durante la última década. El conocido deshielo se acelera también debido al calentamiento de la temperatura del aire. El mundo está cambiando sin control y deberemos afortunar las consecuencias, pero primero los animales indefensos son los que van a perder sus hábitats naturales.

Estamos a tiempo de remediarlo… ¡frenar la contaminación es la clave!