Las bombillas incandescentes serán historia en la Unión Europea
Al menos, en lo que se refiere a su producción, ya que la Unión Europea ha prohibido la fabricación y venta de las bombillas incandescentes tradicionales a partir del próximo 1 de septiembre de 2012. Han sido más de 130 años de historia. Pero el medio ambiente lo merece.

La directiva Ecodesign 2009/125/CE fija la eliminación de este tipo de bombillas no eficientes de forma progresiva entre 2009 y 2016. Establece un calendario cuya aplicación comenzó en septiembre de 2009 con la eliminación de las bombillas de 100 W (vatios) y continuó con las de 75 W. La bombilla incandescente fue creada en el año 1879 por Thomas Alva Edison. Esta tecnología se considera poco eficientes porque el 90% de la electricidad que consume se transforma en calor, mientras que sólo el 10% (en el mejor de los casos) restante se transforma en energía lumínica.

El objetivo de la directiva europea es doble: por un lado, reducir el consumo energético y ayudar de este modo a reducir la emisión de gases de efecto invernadero, y, por otro, evitar los residuos generados por estos dispositivos. Por tanto, supone un doble beneficio medioambiental.

Las alternativas son las lámparas halógenas, las fluorescentes compactas y las luces led, con características que permiten resolver mejor las necesidades de los consumidores y son más respetuosas con el medio ambiente.

Así que el plan sigue su curso y desde el 1 de septiembre de 2012 las lámparas incandescentes de 60 W ya no se pueden distribuir en el mercado europeo. Es uno de los modelos más usados en muchos países como España, según datos de Philips. La normativa de eficiencia energética de la Unión Europea marca un calendario progresivo de eliminación de los principales modelos de mayor consumo, que empezó en septiembre de 2009 y culminará en septiembre de 2016.

El objetivo de la UE es lograr, en 2020, un ahorro de electricidad equivalente al consumo anual de once millones de hogares y una reducción media del recibo de la luz de 25 euros al año con la aplicación de las nuevas normas de eficiencia energética.