Las ciudades seguirán creciendo y amenazando al medio ambiente
Durante los próximos veinte años, las ciudades se expandirán a un ritmo acelerado, gastando recursos naturales y creando, en definitiva, una amenaza grave para el medio ambiente en todas las regiones del mundo. Así se desprende de un estudio elaborado por científicos de la Universidad Estatal de Arizona y de las universidades de Yale, A&M Texas y Stanford.

Así, se prevé que en 2030 las ciudades hayan crecido hasta llegar a los 940.000 kilómetros cuadrados. Esto es una superficie con la misma extensión que un país como Venezuela. Visto en términos de población, las cifras son aterradoras. La población urbana aumentará en unas 1.400 millones de personas. Demasiada gente para una economía que está muy lejos de ser sostenible.

Una de los mayores problemas de este desarrollo urbanístico es que las ciudades se desarrollarán en áreas que actualmente son ricas en diversidad biológica. Así, la pérdida de biodiversidad será muy difícil de contener. Las ciudades se comerán bosques, sabanas, costas y otros ecosistemas que ahora son sensibles y muy vulnerables. Sobre todo, según los científicos, la expansión se está produciendo a más velocidad en las zonas costeras.

Las costas son las más vulnerables, ya que tanto personas como infraestructura se enfrentan a un riesgo real de inundaciones, tsunamis, huracanes y otro tipo de desastres naturales.

Se pueden calcular con cierta exactitud los patrones de crecimiento de población (y poco se puede hacer por cambiarlos más allá de ofrecer una educación suficiente), pero lo que no está tan claro es cómo se irán transformando las zonas urbanas. Aunque en este aspecto sí se puede planificar y buscar un futuro mejor.

Los cambios en la cobertura vegetal asociadas a la urbanización pueden implicar, no sólo grandes cambios ambientales y pérdida de hábitats y de biodiversidad, sino también modificaciones en el clima local.

Cuarenta y ocho de las ciudades más pobladas del mundo han sido objeto de estudio. Los expertos están monitoreando la expansión física de más de la mitad de las ciudades más pobladas del planeta. En China, al menos la mitad de la expansión urbana está impulsada por el crecimiento de la clase media, mientras que en India y los países africanos, el principal factor es el aumento de población. Cada país, cada región, tienen sus características propias y diferentes, pero todas comparten el aumento de la población en las ciudades. Ello demanda más recursos (alimentos, agua, energía…). Quizá sea hora de pensar en volver al campo.