Las contradicciones de Obama: dice luchar contra el cambio climático pero apoya el fracking
No queda tiempo. Hay que combatir el cambio climático sin más excusas. Dos de los países que más gases de efecto invernadero emiten, China y Estados Unidos, aseguran estar concienciados con el problema y tomando decisiones al respecto. Pero, ¿es verdad? El presidente del país norteamericano, Barak Obama, habla a menudo del luchar contra el calentamiento global, incluso fue uno de los asuntos tratados en su último discurso de investidura.

No sólo Obama y los demócratas hablan del cambio climático. Algunos republicanos están a favor de tomar medidas para evitar el cambio climático y sus terribles consecuencias. Por otro lado, Obama está orgulloso de la alta producción de petróleo y gas a través de la fractura hidráulica o fracking. Cierra minas de carbón, es cierto, pero abre plantas de extracción de gas no convencional.

Obama ha criticado en numerosas ocasiones a quienes niegan el cambio climático. Llegó a asegurar que, si el Congreso no actuaba pronto para proteger a las generaciones futuras, él mismo lo haría. Prometió que la Agencia de Protección Ambiental iba a tener como uno de sus principales objetivos reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, sobre todo, mediante la promoción de la energía renovable.

Las contradicciones de Obama: dice luchar contra el cambio climático pero apoya el fracking
Parecía que el presidente iba a detener el proyecto del polémico oleoducto Keystone XL, que va a transportar el crudo de las arenas bituminosas de Canadá, una de las formas más contaminantes de extraer petróleo, al sur de Estados Unidos.

Las plantas de energía representan aproximadamente el 40% de las emisiones de dióxido de carbono de Estados Unidos. El objetivo del Gobierno de Obama era reducir las emisiones de gases de efecto invernadero un 17% respecto a los niveles de 2005 al final de esta década.

Gente que sufre eventos climáticos extremos

Los ciudadanos están cambiando. Algunos republicanos que niegan el cambio climático no han sido elegidos como gobernadores de sus Estados. Incluso en estados tradicionalmente conservadores, la gente está preocupada por el cambio climático y quiere iniciativas políticas que lo frenen.

En estados como Kansas, Carolina del Norte y Ohio, la derecha propuso derogar normas que obligan a las compañías eléctricas a utilizar la energía eólica y solar y fueron derrotados en las elecciones. La gente está sufriendo sequías, huracanes, temperaturas extremas, etc., y no está dispuesta a que los políticos se laven las manos en este asunto.