Las fugas radiactivas en Japón auguran un desastre nuclear
Nos siguen llegando malas noticias desde Japón, que vive la crisis más grave desde 1945. La alarma de un desastre nuclear es cada vez mayor debido al estado de la central de Fukushima, afectada en cuatro reactores por el terremoto que devastó el prácticamente todo país el pasado viernes. Un incendio desencadenado en el reactor 4 ha producido que el reactor 2 explotará. Al parecer el agua utilizada para rebajar la temperatura de la central podría estar empezando a hervir, lo que aumenta las posibilidades de catástrofe nuclear.

Japón acaba de informar a la ONU de que los niveles de radiactividad han llegado a estar en niveles muy peligrosos aunque han descendido en las últimas horas, en parte debido a que el viento está dispersando las partículas radiactivas por diversos países asiáticos. Mientras tanto, Japón continúa viviendo réplicas del temblor. Nadie parece estar a salvo. Fukushima ha vivido esta misma mañana una réplica de magnitud 6,3 en la escala de Richter. Desde el viernes, se han producido más de 200 réplicas del grave terremoto.

Las cosas se están poniendo muy feas. El Gobierno japonés ha asegurado se ha producido una fuga de materiales radiactivos, especialmente por causa del incendio, que pueden afectar a la salud humana. Sin embargo, Japón está tomando las medidas de salud públicas para proteger a la población de la radiación, ente las que recomiendan no salir de sus casas y mantener puertas y ventanas cerradas.

La radiación en los alrededores de la central ha llegado a sobrepasar diez mil veces los límites legales.