Las inundaciones en EE UU afectan a una central nuclear
Fallos humanos, atentados terroristas, desastres naturales, las centrales nucleares son seguras… hasta que se demuestra lo contrario. En Estados Unidos se están produciendo terribles inundaciones que dejan los campos anegados de agua y barro y son un desastre para el medio ambiente. Pero, además, se han inundado los terrenos donde se ubica un complejo nuclear.

La Comisión de Regulación Nuclear de Estados Unidos (NRC, por sus siglas en inglés) se ha apresurado a afirmar que no hay ningún riesgo porque la central está preparada para un desastre de este calibre. Las aguas rodean la planta, pero no penetran en ella.

La situación se ha producido después de que se desbordara el río Misuri y las aguas derrumbaran el muro de protección de la central. Los responsables de la planta nuclear de Fort Calhoun comprueban su estado continuamente para asegurarse de que no hay peligro de un accidente. La planta se encuentra a unos 19 kilómetros al norte de Omaha, en el estado de Nebraska, y, de momento, permanece en estado seguro y estable.

Las aguas del Misuri han alcanzado niveles históricos tras las fuertes lluvias que han inundado los estados aledaños. La instalación nuclear se compone de dos plantas. La de Fort Calhoun tenía la actividad parada porque se estaba recargando de combustible. La otra instalación, Cooper Nuclear Station, está situada en una zona más elevada y continúa operando con normalidad.

El derrumbe del muro de contención no ha afectado el enfriamiento del reactor cerrado ni el del estanque de combustible gastado, de ahí que no haya peligro de que se produzca un escape nuclear. Sin embargo, el agua sí ha rodeado los transformadores eléctricos principales, que tuvieron que apagarse. En un comunicado, la RNC ha insistido en que la barrera de contención no es fundamental para la protección de las instalaciones nucleares.

Esta vez, parece que todo ha quedado en un susto. Pero seguimos jugando a la ruleta rusa.